General Llamas: de la lucha antiterrorista a jefe de la Guardia Civil de Castilla-La Mancha

Cultivado también académicamente, toma posesión de su nuevo destino en presencia de la ministra de Defensa

Para el general de brigada Manuel Llamas Fernández (Málaga, 1959), su nuevo destino es un «inmenso orgullo, honra y satisfacción», que asume «con humildad». Son las palabras que ha utilizado después de que este martes haya jurado su cargo para ejercer el mando de la Zona de la Guardia Civil en Castilla-La Mancha, un puesto para el que fue designado el 11 de mayo. Y lo ha hecho en presencia de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en un acto celebrado en la Comandancia de Toledo con un tiempo atmosférico que ha dejado respirar a los cientos de personas congregadas en el patio de la capitanía.

El general Llamas ingresó en la Guardia Civil en 1978, siguiendo la estela de su padre, y su primer destino, en 1983, fue en el Grupo Antiterrorista Rural (GAR), que se dedicaba principalmente a la lucha contra el terrorismo de ETA. Luego pasó por diferentes empleos, como el servicio de Seguridad de la Casa de Su Majestad el Rey y el servicio de Información de la Comandancia de Navarra. También fue jefe de Operaciones de las comandancias de Santa Cruz de Tenerife y Melilla. Más tarde llegó a la Unidad Central Operativa (UCO) y, hasta su ascenso a general de brigada, ha estado como coronel al mando de la Comandancia de Granada.

Compaginó, igualmente, su trabajo con los estudios académicos. Es doctor, con la calificación «cum laude», en Ciencias Políticas, licenciado en Derecho y Grado en Criminología, además de estar en posesión de un máster en Dirección de Seguridad Global. Como licenciado en Derecho, ejerció de abogado del Estado sustituto para la defensa de guardias civiles en el ejercicio de sus funciones.

Además, participó en varios proyectos internacionales de formación y reestructuras de distintos cuerpos armados, como la Policía Nacional de Guatemala o la Dirección General de Investigación Criminal de Honduras. También estuvo en un proyecto de la UE para la adecuación de la Gendarmería turca en materia de derechos humanos. Asimismo, se integró en el cuartel general de la OTAN en Sarajevo (Bosnia-Herzegovina) y formó a jueces y fiscales iraquíes. Su último trabajo internacional fue en Perú y Chile como representante de una delegación española ante la ONU en las reuniones de organismo iberoamericanos para combatir el tráfico ilegal de drogas.

Con este currículum a sus espaldas, el general Llamas ha afirmado también que su nueva empresa «no me abruma», a pesar de los «ambiciosos» objetivos que se ha marcado. Ha tenido palabras de apoyo para todos los guardias civiles que trabajan en Castilla-La Mancha, y expresiones de reconocimiento hacia su antecesor, el general Alfredo González Ruiz, ya en segunda actividad. Asimismo, Llamas ha agradecido a su mujer, Rosario, y a sus hijos, Bárbara y Alejandro, el apoyo durante toda su trayectoria profesional, lo que le ha permitido alcanzar su nuevo destino en Castilla-La Mancha, que «culmina mis expectativas personales».

Loading...