“Gladiadoras por la paz” se enfrentan al heteropatriarcado taurino en nombre del marxismo cultural y la modernidad judaizante

Protesta contra la fiesta de toros de San Fermín

Protesta contra la fiesta de toros de San Fermín

¿Pero qué es esto? ¿De dónde sale tanto aburrimiento ocioso en un país con tantos problemas estructurales?

Activistas cubiertos en sangre simbólica representaron el viernes una protesta anti-taurina en Madrid, coincidiendo con los encierros anuales de San Fermín en Pamplona. (Ver video)

Los organizadores instalaron un ruedo en el centro de la Puerta del Sol, en la que docenas de figurantes en ropa interior negra, con banderillas adheridas a sus espaldas, simularon el sufrimiento del toro tras haber sido estoqueados. La protesta fue organizada por “Gladiadoras por la paz”.

Los encierros de San Fermín tienen lugar anualmente en Pamplona. Todas las mañanas durante siete días, seis toros persiguen a los corredores a lo largo de una ruta que atraviesa la ciudad antigua hasta la plaza de toros de la ciudad.

Como puede verse la mayoría son mujeres, pero como en todas sus manifestaciones, acarrean consigo a su rebaño dócil de machos beta, que aparentemente creen genuinamente que estas mujeres tienen algo en sus cerebros más allá de “Las cosas ofensivas son malas”.

Los españoles matamos a los toros de un modo ritual y trascendente, que implica una glorificación del toro y reverencia sus cualidades más notorias, como la nobleza, la fortaleza, el arrojo y la persistencia. Es nuestra manera de rendir honor a un animal que vemos representado en nuestras carreteras en anuncios de Osborne, y que estampamos con orgullo sobre los colores de nuestra bandera.

Es una actividad cultural y artística que tiene relevancia histórica, y en la que nadie resulta herido, a excepción ocasionalmente del torero, que hace del riesgo su forma de vida y una profesión dignificada y glorificada desde tiempos inmemoriales, y que puede resultar tan lucrativa y satisfactoria a nivel personal, como inspiradora para la población en general de valores tan sólidos y gratificantes como la virilidad, la valentía, la elegancia, la belleza plástica y el respeto mutuo en comunión con el toro.

Todo debe ser perseguido y destruido en los altares del marxismo cultural y la modernidad judaizante de todos modos. ¡Todo prohibido! Al menos todo lo tradicional, sensato, constructivo e inspirador. ¡Demos paso a la legalización de cuanto de degradado, perverso y destructivo pueda albergar el corazón de un ser humano! Como la pedofilia, la adopción homosexual y la zoofilia (todo ello seriamente discutido o aprobado en las naciones occidentales).

Se prohibirán los toros, para que surjan protestas para que se legalicen, como en Barcelona. La constante es tenernos entretenidos y enfrentados… Ya podéis imaginar a qué tipo de masa de carne informe mutilada sin bautizar puede interesarle algo así.

No hay nada más sexy que una mujer cubierta de sangre con esa mirada de agonía extrema en su cara, especialmente una capaz de entregarse a causas contra su propia raza y cultura.

Daily Stormer

Loading...