Inicio Actualidad Glifosato, chemtrails, alimentos transgénicos, radiaciones electromagnéticas… ¿Armas de guerra de los gobiernos...

Glifosato, chemtrails, alimentos transgénicos, radiaciones electromagnéticas… ¿Armas de guerra de los gobiernos contra sus propias poblaciones?

“Estamos ante una guerra colosal, repugnante, en la que los gobiernos del mundo han declarado la guerra a sus pueblos… una guerra que lleva tiempo desarrollándose, mediante glifosato, chemtrails, flúor, alimentos transgénicos, radiaciones electromagnéticas, inteligencia artificial…”. Se trata de una de las denuncias recogidas en el libro “Crónicas desde el Argamedón: una conspiración contra la humanidad”, del historiador, escritor y colaborador de AD, Laureano Benítez.

Sostiene el autor que “estamos ante una guerra híbrida”, que define como “un conflicto armado en el que se utilizan toda clase de medios, desde las fuerzas convencionales basadas en el armamento, hasta otros medios irregulares, como la insurgencia, el terrorismo, la propaganda, la infiltración, la ingeniería social y las tecnologías, con el fin de influenciar a la población”.

Defiende en su libro que el centro de gravedad, el «epicentro» de la guerra híbrida es un sector determinado de la población, justamente la clase dirigente del país que se ataca, “la cual es cooptada, influenciada e infiltrada con el uso de la presión, el soborno, el chantaje, la militancia en sociedades e instituciones determinadas, etc., con el fin de que los estrategas políticos responsables de la toma de decisiones ejerzan su poder de acuerdo con los intereses de quienes desean hacerse con el control de un país, de una colectividad, de la Humanidad en su conjunto”.

Denuncia que “los gobiernos del mundo han declarado la guerra a sus pueblos mediante glifosatos, chemtrails, flúor, alimentos transgénicos, radiaciones electromagnéticas, Inteligencia Artificial… y, ahora, en una vuelta de tuerca decisiva, con vakunas, proteínas spike y grafenos”.

Junto a pasajes de claro contenido literario, en el libro hay abundante documentación científica, que el autor utiliza para demostrar las verdades que desmontan las falsedades de lo que llama falsa pandemia.

“La documentación científica es el arma que sustenta la verdad de lo que afirman quienes se oponen a este horror totalitario. En este sentido, en la obra hay muchas referencias a páginas web donde los lectores pueden consultar los documentos originales que prueban la verdad de lo que afirmo, para que nadie pueda decir que son bulos, delirios conspiracionistas. Dentro de esta documentación, he dado una especial relevancia a mostrar documentos de los mismos organismos e instituciones comprometidas con la plandemia, en el sentido de que son responsables de haberla urdido y estar ejecutándola. Es chocante y grotesco que ellos mismos publiquen documentos que demuestran las mentiras y la manifiesta ilegalidad de lo que están haciendo sufrir a la población de todo el mundo”, manifiesta.

Como formula para conjurar las pretensiones de las élites dirigentes, defiende “la desobediencia civil, que consiste en no dar nuestro consentimiento ni nuestra obediencia a las leyes y normativas con las que se nos quieren arrebatar nuestros derechos y libertades”. “En una palabra”, añade, “se trata de ejecutar lo que Gandhi llama ‘revolución no-violenta’, pues la tiranía pierde por completo su poder cuando el pueblo no la obedece”.

“Esta estrategia consiste en ser conscientes de que el poder que tiene los tiranos es el que les damos y consentimos, y en el hecho de que somos muchísimos más que ellos”, apostilla.

Publicidad