Gobierno y agentes sociales firman este martes el acuerdo para la subida del salario mínimo

11

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, preside este martes la firma del acuerdo social para la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en el Palacio de La Moncloa. El pasado martes, el Gobierno acordó con los interlocutores sociales subir el 4% el SMI en el 2018, hasta los 735,9 euros en 14 pagas mensuales, y situarlo en 850 euros en el 2020.

La senda de subida del SMI para el 2019 y para el 2020 con la que se alcanzará un salario mínimo de 850 euros se acordará “a lo largo de los próximos días”, según aseguró Báñez.

En el acto de este martes participan la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez; los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, y los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez.

Condiciones

Las subidas previstas del salario mínimo para los próximos años estarán siempre condicionadas a que se registre cada año un crecimiento del PIB real superior al 2,5% y un aumento de la afiliación media superior a las 450.000 personas.

La subida del 4% provocará que haya un aumento anual estimado de la recaudación a la Seguridad Social, puesto que la base mínima de cotización es equivalente al SMI, de unos 33,22 millones de euros en el 2018, según las previsiones del Ministerio.

Aunque el nuevo SMI está lejos de la propuesta sindical de 886 euros mensuales, Unai Sordo y Josep Maria Ávarez lo han respaldado por lo que supone de avance para los trabajadores que están en los límites de la pobreza. 

Valoración sindical

El acuerdo es “potente”, un término utilizado por Sordo e “histórico”, según Álvarez, que el año pasado sufrieron el desaire del Gobierno del PP y del PSOE que pactaron un incremento del 8% al margen de los agentes sociales. No obstante, no es suficiente pero permite vislumbrar “un horizonte en el que el salario mínimo empiece a situarse en el entorno de las recomendaciones de la Carta Social Europea”, dijo Álvarez el pasado martes.

Sordo destacó que el acuerdo permite en parte que la recuperación de la economía se empiece a trasladar a todos los ciudadanos empezando por los salarios y especialmente los más bajos. 

Apoyo patronal

Las primeras reticencias expresadas por algunos sectores empresariales quedaron disipadas con el apoyo dado por Juan Rosell y Antonio Garamendi al acuerdo. Los presidentes de CEOE y Cepyme esperan y desean que la subida del 4% del SMI no afecte de manera negativa a la creación de empleo que se está produciendo desde hace varios trimestres.

Para Rosell la propuesta del Gobierno y lo que van a concretar para los próximos años es “razonable y oportuno”. Si este año con una subida del 8% hay 637.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social, un incremento de la mitad para el 2018  “no creemos que vaya a paralizar la creación de empleo” si el PIB crece en torno al 3%, dijo el presidente de la CEOE.

Discrepancias

En lo que sindicatos y patronal están más alejados es en considerar la subida del SMI como una referencia para la negociación colectiva en el sector privado. Sordo y Álvarez presionan a la patronal para que el futuro acuerdo de negociación colectiva (ANC) recoja una subida de los sueldos de convenio parecida (entorno al 3%), pero las organizaciones empresariales no quiere ni oír hablar de ello.

Este enero se intercambirán propuestas reales, tras un año en que las conversaciones no han fructificado y Rosell ha recordado que las ideas que cada parte ha barajado (incrementos entre el 2%  y el 3%) han sido “más generosas” que la subida de los convenios en el 2017, que ha rondado el 1,4% de media.