Guadiana del Caudillo se vuelca para ayudar a la familia de los tres vecinos fallecidos

Guadiana del Caudillo ha convertido su pena en solidaridad. El municipio pacense se ha movilizado para ayudar a los familiares de los tres vecinos que el martes perdieron la vida en el fatal accidente de tráfico que sufrieron en Novelda del Guadiana. Se trata de Darius Gabriel Mitala, un niño de solo 3 años; su madre Simona, de 23 años; y Mircea, su abuelo de 53 años.

Más información

Con este propósito han puesto en marcha la iniciativa ‘huchas solidarias’, que ya están colocadas en el Ayuntamiento, la casa de la cultura y el colegio público. Quieren recoger fondos para echar una mano a una familia que ha perdido de golpe a tres miembros.

«Ha sido una iniciativa del pueblo. Durante todo el día de ayer –por el martes– venían los vecinos a preguntarme cómo podían ayudar a la familia y hemos pensado que esta era la mejor manera de organizarlo», explica Antonio Pozo, alcalde de Guadiana del Caudillo.

«La situación de la familia era muy precaria porque con la enfermedad del niño tenían muchos gastos y ahora con esto pues el pueblo está volcado», detalla antes de añadir que «la respuesta es impresionante y las huchas ya están casi llenas».

Hasta el lunes estarán disponibles para los vecinos que quieran contribuir y después serán los servicios sociales municipales los que se encarguen de su entrega al padre del menor, que no solo ha perdido a su hijo pequeño en el accidente, sino también a su mujer y a su padre. A partir de ahora tendrá que sacar adelante a su otro hijo, que tiene 5 años.

En el colegio público San Isidro, donde estaba escolarizado el menor fallecido y sigue estudiando su hermano, los maestros también han promovido la misma iniciativa, colocando una hucha en el centro. Además, los padres «se está moviendo para llevarles alimentos a la familia a través de la Ampa», explica la directora del colegio, Elisa Atanasio.

Esta ola de solidaridad es la respuesta a la tragedia de los vecinos de Guadiana del Caudillo, que como reconoce su alcalde, «están muy impactados». «Era una familia muy integrada en el pueblo. El niño era muy querido y también su madre, porque todo el mundo sabe lo que ha luchado por él durante su enfermedad».

En el colegio la sensación también es de abatimiento desde que conocieron la fatal noticia. «Estamos todos bastante afectados. Cuando han llegado los niños esta mañana –por ayer– ya todos se habían enterado en casa del accidente y hemos dado las clases con normalidad porque pensamos que es lo mejor», explica su directora.

El funeral se celebrará esta tarde y será oficiado por un sacerdote ortodoxo que llegará desde Almendralejo

Lo que sí ha suspendido el colegio son las actividades de mañana por la tarde para poder asistir al funeral. Igualmente, las escuelas deportivas municipales están suspendidas por el luto oficial, decretado el martes por el alcalde, y que se prolongará hasta las 12 horas de mañana viernes.

Durante la mañana de ayer se le practicó la autopsia a los tres fallecidos y al mediodía los tres cadáveres llegaron al tanatorio de Guadiana del Caudillo. Allí permanecerán hasta esta tarde, cuando está programado su funeral.

El Ayuntamiento se ha encargado de toda la logística del traslado de los cuerpos, el velatorio, el funeral y el sepelio.

Las exequias serán en la parroquia del municipio a las 17 horas y se harán según el rito ortodoxo, la religión que practicaban los fallecidos, que es mayoritaria en su país de origen, Rumanía. Desde Almendralejo se desplazará hasta Guadiana un sacerdote ortodoxo para oficiar el funeral, es el mismo que bautizó al menor fallecido. El propio párroco de Guadiana del Caudillo se ha encargado de contactar con él. Esta será la primera vez que la parroquia del municipio acoja un acto religioso ortodoxo.

Lugar del fatal accidente:: / C.M.

Posteriormente, los cuerpos de los tres fallecidos serán enterrados en el cementerio municipal. «Eran muy jóvenes y llevan varios años aquí, no tienen ningún vínculo ya con Rumanía», detalla el alcalde.

El funeral se celebrará esta tarde y será oficiado por un sacerdote ortodoxo que llegará desde Almendralejo

Pozo también ha contado que el deseo de la familia es que el niño sea enterrado junto a su madre en un mismo nicho, mientras que el abuelo será sepultado en otro nicho.

Las tres víctimas perdieron la vida el martes cuando viajaban a Badajoz por una cita médica. Viajaban de Guadiana del Caudillo a Badajoz, por la antigua carretera Mérida-Badajoz, cuando a la altura de Novelda su coche chocó contra un camión de reparto de alimentos.

Como consecuencia del impacto, el vehículo cayó a la cuneta y quedó volcado del lado del conductor, plaza que ocupaba el abuelo. Detrás, sin cinturón de seguridad ni sillita infantil, viajaban el menor y su madre. Tanto el abuelo como el niño murieron en el acto, mientras que a la madre intentaron reanimarla durante casi una hora sin éxito.

Loading...