Inicio Actualidad Guillermo Lasso envía señales contradictorias en su ruta económica – La Gaceta...

Guillermo Lasso envía señales contradictorias en su ruta económica – La Gaceta de la Iberosfera

Se disparó la confianza para invertir en Ecuador, tras el triunfo de Guillermo Lasso; candidato que derrotó al rival socialista. Pero, luego de una reunión con el Fondo Monetario Internacional (FMI), su discurso cambió de rumbo, con una retórica propia de quienes supuestamente venció, despertando inquietudes respecto a su modelo económico.

Para conocer mejor las reformas posibles, La Gaceta de la Iberosfera consultó con Xavier Andrade, Académico Asociado al IEEP (Instituto Ecuatoriano de Economía Política), y miembro del «Foro Libertad y Prosperidad».

¿Qué se sabe hasta el momento sobre la reforma impositiva, qué promete?

Si nos remitimos a lo que el presidente mencionó en campaña electoral y en la primera semana de gobierno la expectativa estaba dada por la simplificación tributaria, es decir eliminar todos aquellos tributos que siendo marginales en la recaudación causan distorsiones económicas. Entre el impuesto a la renta (personas naturales y sociedades) y el impuesto al valor agregado se tiene el 80% de la recaudación bruta de los 12 impuestos que administra el Servicio de Rentas Internas. Además, se mencionó que algunos aumentos de recaudación irían de la mano de la ampliación de la base de contribuyentes; de la eliminación de ciertas deducciones y exoneraciones por el aumento de la actividad económica y que no habría aumento ni creación de tasas impositivas. Dado lo anterior, por ejemplo, cualquier eliminación de exoneraciones y deducciones que se haga de los 2 impuestos que más recaudan debería ir acompañado de una reducción o eliminación de los otros impuestos como el ICE o el ISD, entre otros.

Por este lado han venido las expectativas, y sorprenden las declaraciones del gobierno actual de crear contribuciones temporales, que ojalá no se conviertan en permanentes, a los que ya vienen pagando impuestos y con un criterio errado de que quienes ganan 1.000 dólares son personas “pudientes” que se entiende como sinónimo de “ricos”. Hay que recordar que en el Ecuador las personas naturales ya pagan un impuesto a la renta progresivo bajo el criterio del “que más gana, más paga”, y que en la práctica se calcula sobre el ingreso y no sobre la ganancia ya que la deducción de ciertos gastos, aunque existe, es insuficiente.

Hay presión por parte del FMI. ¿Cómo afectaría al sector productivo?

En líneas generales los acuerdos con el FMI suelen haber recomendaciones de por qué lado pueden venir los ajustes para lograr la meta de resultado fiscal (ingresos-gastos), y por ahí se van generando ciertos compromisos; pero queda a disposición del gobierno los instrumentos que se utilicen, ya sea para aumentar ingresos como para reducir gastos, para lograr que mejore el resultado y con ello que disminuyan las presiones de financiamiento.

Pero hay que enfrentar el problema desde la raíz, porque es el crecimiento del tamaño del gasto público lo que ha originado los inmensos déficits fiscales y el incremento de las necesidades de financiamiento, lo que a su vez causa presión para adquirir más deuda y para hacer lo más “fácil” en el corto plazo que es aumentar las tasas o crear nuevos impuestos, que es lo que viene ocurriendo en los últimos 10 años; por lo tanto, hay que atacar el problema de raíz. En las declaraciones del presidente Lasso se menciona que los compromisos con el FMI bordean el 0,7% del PIB, es decir aproximadamente 700 millones de dólares, cifra que no sólo podría lograrse con más recaudación sino también con recorte de gasto público.

Los efectos en el largo plazo para el sector productivo y la economía, de no atacar el problema de raíz que es el excesivo tamaño del Estado, son evidentes: entre el año 2000 al 2007 cuando el tamaño del gobierno respecto al PIB fue en promedio del 22% el crecimiento promedio fue de +4,4%, en cambio entre los años 2008 a 2019 con un promedio de Gasto Gobierno/PIB de 38% la tasa de crecimiento promedio fue menor, de +2,9%. El tamaño del Estado se ha convertido en un freno para el mayor crecimiento, entre otras cosas.

Lasso anunció que «el costo de la pandemia debe recaer sobre los que más tienen», ¿esto no espantaría las inversiones que prometió?

Evidentemente es una declaración política que puede tener diversos efectos y que es muy común escuchar en estos días, pero casi nunca se termina de definir con exactitud quiénes son “los que más tienen”. En la práctica la realidad es que la mayor carga tributaria recae sobre las mismas personas o empresas que ya pagan impuestos por la situación de formalidad en la que se encuentran y que son de cierta manera fáciles de identificar; pero en cambio, este tipo de situaciones sigue excluyendo a aquellos que están en la informalidad tributaria, ya sea porque el mismo sistema no les permite entrar o porque han decidido alejarse por su propia cuenta, lo cual en ambos casos es perjudicial. Lo clave es generar los incentivos adecuados para que aumenta la base de contribuyentes y con eso se logre una mayor recaudación.

Las decisiones de inversión están basadas en expectativas, las cuales han sido muy buenas desde que empezó el nuevo gobierno, pero esas expectativas deben ratificarse en hechos concretos como las reformas en todo nivel que necesita el Ecuador, por lo cual habría que esperar las propuestas de ley que se envíen a la Asamblea Nacional para ir teniendo un mejor panorama de lo que se espera versus la realidad.

¿Es posible lograr los 2 millones de empleos que ofreció Lasso con una reforma impositiva que pretende castigar a los empresarios?

El camino para lograr la creación de empleos en el sector privado (que es el único capaz de generarlos de forma real y sostenida) es la inversión y la consecuente capitalización de la economía; y para lograr un mejor ambiente de inversiones debe trabajarse en algunas reformas adicionales a la tributaria, como son la financiera, monetaria, laboral, mercado de valores, sistema de calidad, fondo de pensiones de la seguridad social. Además de simplificación y eliminación de los miles de trámites que existen en las diferentes entidades del Ejecutivo.

Si la meta que menciona el presidente Lasso es de lograr 30.000 millones de inversión extranjera, aunque también se necesita que crezca la inversión local, y lograr tasas de crecimiento económico del 5%; deben implementarse todas las reformas en las áreas antes mencionada que vayan destinadas a reducir el poder discriminatorio que hoy tiene el estado sobre el ciudadano.

¿Es posible plantear (antes de fin de mes) una reforma impositiva que permita lograr el préstamo con el menor impacto para empleados y generadores de empleo?

Lo debería de ser, sobre todo si se evidencia el compromiso de atacar el problema de fondo de la necesidad de financiamiento que es el excesivo tamaño del estado y se expresa claramente cómo se logrará; y que en la parte impositiva se clarifique el panorama hacia una simplificación tributaria que logre aumentar la base tributaria y la recaudación fiscal, sin generar más carga sobre los mismos actores económicos.


Publicidad