Inicio Actualidad Guisos, caracoles y buenos postres en El Mesón de Vitoria

Guisos, caracoles y buenos postres en El Mesón de Vitoria

Rufi Moreno, Adriana Sánchez y Gina Cruz flanquean a Juan Sánchez en el comedor del restaurante vitoriano. / Jesús Andrade

Lo mejor del mercado y el género de temporada brillan en uno de los locales clásicos de la ciudad

Joseba Fiestras

El 10 de diciembre de 1992 abría uno de los ya emblemáticos restaurantes de Vitoria por decisión de unos jóvenes hosteleros vitorianos que se fijaron en el antiguo Mesón Nacional. Su éxito tiene dos patas: la carta, que está basada en la cocina casera tradicional y de temporada y que cuenta con una buena bodega, y el mimo con el que tratan a sus clientes, haciendo que la relación trascienda de la mera relación camarero-cliente, cuenta Adriana, al mando del comedor.

El Mesón (Vitoria)

Ofrecen una selección de lo mejor del mercado, ahora caracoles, alcachofas, verdinas con almejas, revuelto de perretxikos, menestra de cordero, cabrito asado a baja temperatura, pulpo al horno, pimientos del país, espárragos naturales… En su carta encontramos un estupendo jamón de denominación extremeña, ensalada de codorniz, terrina de foie casero, salteado de verduras, gambas de Huelva, almejas a la plancha o croquetas de, por ejemplo, jamón, merluza u hongos.

Caracoles. /

Jesús Andrade

No faltan las especialidades, como los platos de cuchara (alubia roja, potaje de garbanzos, sopa de pescado…) o los pescados a la sal, sobre todo la lubina o la dorada. Y salen mucho la merluza y las kokotxas en salsa verde, los chipirones en su tinta, las anchoas al ajillo, rebozadas o rellenas, y el cogote de merluza. En cuanto a las carnes, además de solomillo y entrecot a la plancha, hay asadurilla, rabo estofado, callos o carrilleras al vino tinto.

En cuanto a los postres, tienen arroz con leche cremoso, flan, brownie con helado, tarta tatín de manzana, de queso al horno, carpaccio de piña… Después de los postres, los 'Juanes' les recomendarán un buen digestivo o una elaborada copa de su amplísimo botellero.

Publicidad