Hacienda decreta el cierre de la caja de la Generalitat y congela sus cuentas

El Estado cumple sus amenazas. El Gobierno central ha decidido desplegar el contenido de la ley de estabilidad presupuestaria, “aprobada con los votos de CiU”, subrayan, y ejecutará hoy el ultimátum que contenían las medidas aprobadas el viernes por el Consejo de Ministros para intervenir las cuentas de la Generalitat. En esas medidas se daba 48 horas al president de la Generalitat para decretar un “acuerdo de no disponibilidad” del presupuesto, y si no lo hacía, lo haría el Ministerio de Hacienda.

El plazo acababa ayer. El Ministerio de Hacienda esperó hasta las 21 horas la respuesta de Carles Puigdemont, que no llegó, y Cristóbal Montoro firmó esa orden de no disponibilidad, que se publicará el jueves en el BOE. Anoche no dio tiempo a publicarlo.

Montoro esperó hasta las 9 de la noche el decreto de Puigdemont, de no disponibilidad

Para entonces, la Generalitat habrá recibido, a primera hora de esta mañana, las cartas comunicándoles la medida, que supone de hecho el cierre de la Caja de la Generalitat, que no podrá autorizar más gastos, y congela sus cuentas, de las que no podrá disponer sin el aval del Gobierno.

El Ministerio de Hacienda hizo oídos sordos a la posición del Govern, que según su vicepresidente, Oriol Junqueras, supone que la admisión a trámite de su recurso contra las medidas extraordinarias del Ejecutivo, lleva implícita la suspensión de estas. De hecho, la Abogacía del Estado trasladará al Tribunal Supremo, que le ha consultado, su postura de que la admisión del recurso no debe suponer tal suspensión, por lo que, mientras el tribunal decide, el departamento que dirige Montoro seguirá tomando medidas.

El acuerdo de no disponibilidad supondrá que desde mañana, la Generalitat no podrá gastar más dinero salvo los gastos corrientes, es decir, gastos de personal y mantenimiento de los servicios públicos esenciales, y eso se pagará a través del Gobierno central. No podrá acometer nuevas partidas, aunque estuvieran presupuestadas. Además, cualquier gasto que el Govern catalán pretenda realizar deberá contar con la aprobación del Ministerio de Hacienda. Este control se hará a través de los bancos, ya que con las medidas del viernes, las entidades de crédito no podrán pagar ningún gasto que no cuente con el aval del Gobierno central.

La Generalitat recibe hoy la comunicación del ministerio, que el BOE publicará mañana

Por eso desde el Ministerio de Hacienda se insiste en que la Generalitat no podrá pagar las nóminas de los funcionarios directamente, aunque tenga dinero en las cuentas bancarias, porque deberá contar con la autorización del Gobierno central.

El Ministerio de Hacienda es consciente de que a día de hoy la Generalitat tiene dinero, porque Junqueras se preocupó de no comunicar a Montoro que no seguiría mandando el informe semanal de gastos, hasta que no recibió cerca de 500 millones de euros del Gobierno central, que forman parte de los 1.400 que el Ejecutivo transfiere todos los meses a la Generalitat, como anticipo de los que le corresponde de los impuestos que recauda el Estado.

El Govern, en cambio, pensaba seguir actuando como si sus cuentas no hubiesen sido intervenidas. Este es, cuando menos, el mensaje que transmitió, después de analizar la situación en la habitual reunión de los martes, a través del vicepresidente Oriol Junqueras y responsable de las finanzas de la Generalitat. “El Govern dispone de todos los recursos para hacer frente a sus obligaciones, y esto es lo que haremos”, aseguró el titular del Departament d’Economia, que subrayó que esto será así porque “el Govern dispone del dinero para hacerlo, es su dinero y está en cuentas de la Generalitat”.

El Govern seguirá adelante como si sus cuentas no hubieran sido intervenidas

La traducción práctica de esta posición –más allá de que Oriol Junqueras considere que la intervención está suspendida por el hecho de haberse admitido a trámite el recurso de la Generalitat– es que el Govern piensa hacer caso omiso de las instrucciones del Ministerio de Hacienda y seguir adelante con los pagos previstos. Entre ellos, por ejemplo, el de las nóminas de los funcionarios de este mes, que el vicepresidente no tiene intención de enviar a Cristóbal Montoro y que garantizó que serán pagadas, “con toda normalidad y como es habitual”, por la Generalitat. “Por nuestra parte, seguro que recibirán la nómina, con toda normalidad”, señaló.

Y, al mismo tiempo, el Govern también contactará con las entidades bancarias, “por vía administrativa y notarial”, para comunicarles que no pueden disponer de los recursos de la Generalitat, porque, a su entender, si lo hicieran cometerían una ilegalidad. “El Gobierno del Estado no puede exigir a un tercero que actúe fuera de la ley y deje de cumplir con las funciones que le tocan para favorecer sus objetivos políticos”, advirtió el vicepresidente del Govern, que remarcó que “estos recursos son nuestros, están en cuentas bancarias que son del Govern de Catalunya y, por tanto, el Gobierno español no puede retenerlos”. “¿Cómo se pueden apropiar de algo que no es suyo?”, se preguntó retóricamente Oriol Junqueras. Y él mismo se respondió: “No hay orden judicial que lo ampre”.

Loading...