Hamilton certifica su cuarto título mundial en México

Es especial. Tiene algo que le distingue. Podía haber hecho una carrera tranquila, sin despeinarse, con una mano fuera, le bastaba un quinto puesto pero Lewis Hamilton quería rubricar su cuarto título mundial con una victoria en México, en lo alto del podio del Foro Sol, quizá el más espectacular del año. Por eso intentó adelantar a Sebastian Vettel en la primera curva. Y el alemán, presionado, alocado, respondió como suele bajo presión: chocando. Acabaron la carrera sí, pero fuera del podio. Esa maniobra explica por qué para muchos Hamilton es mejor piloto que Vettel por mucho que los dos sumen cuatro títulos mundiales, los mismos que Alain Prost, solo por detrás de los cinco de Juan Manuel Fangio y los siete de Michael Schumacher. Hamilton certificó de forma matemática su cuarta corona en una temporada en la que Vettel se dejó buena parte de sus opciones en sus accidentadas salidas.

Todos lo antecedentes apuntaban a lo mismo. “Me levanté por la mañana pensando en la salida, los rebufos y en la frenada de la curva 1, será espectacular”, apuntaba Hamilton en la parrilla. “La clave estará en la primera curva”, confirmaba Vettel, el hombre que esta temporada solo había convertido en victoria una de las tres ‘poles’ logradas hasta México.

Y el guion se cumplió. Los 850 metros hasta la primera curva iniciaron la batalla. Verstappen ya estaba a la altura de Vettel, y Hamilton no se lo pensó y se colocó también a a altura del holandés. Verstappen adelantó a Vettel en la primera curva, y Hamilton aprovechó para adelantar al alemán en la segunda. Pero Vettel, fuera de sí, golpeó a Verstappen primero, y a Hamilton después. Y de la misma forma, con su alerón delantero contra el tren trasero de sus rivales, cuando en ambos casos ya estaba más que superado en la pista.  El holandés salió indemne para situarse en el liderato, pero el inglés vió como pinchaba su Mercedes. Vettel y Hamilton entraron en box en la primera vuelta, el alemán para cambiar el morro destrozado; el inglés, debido al pinchazo. Los dos colocaron neumáticos blandos para ir hasta final de carrera.

Vettel, reincidente

Es la tercera ocasión del año en la que Vettel y Verstappen se tocan en la salida esta temporada, la última en Singapur, cuando ambos acabaron fuera de carrera y Vettel dijo adiós al mundial. El alemán volvió a demostrar en México que no sabe gestionar este tipo de situaciones. Era su última ocasión para evitar el título de Hamilton, y lo tiró toda por la borda. “¿Me ha golpeado deliberadamente?”, preguntó Hamilton por radio, mientras transitaba último a 10 segundos del penúltimo.

Vettel no tuvo que rodar pinchado como Hamllton y volvió a pista en el puesto 16º. Se  golpeó de nuevo, esta vez al adelantar a Massa en lucha por la 15º posición. Después superó a Gasly, Harltey, Vandoorme, Alonso, Magnussen, Pérez y Ocon para escalar a la cuarta posición, mientras Verstappen, Bottas Raikkonen se habían asegurado el podio.

Hamilton sabía que con Vettel fuera de las dos primeras posiciones el título era suyo y batalló en las últimas vueltas con Fernando Alonso por la novena posición, que el asturiano peleaba con tanta dureza como limpieza. Las buenas noticias para Alonso es que dispone de un gran chasis y aerodinámica que le permitieron entrar en la zona de puntos a pesar de da salir antepenúltimo, y sobre todo, a pesar del motor Honda.

La otra buena noticia cara al 2018 es que Verstappen ganó esta carrera -la segunda para él este año, la tercera para Red Bull- con el motor Renault que equipará McLaren la próxima temporada. La mala es que Daniel Ricciardo, Nico Hulkenberg, Carlos Sainz y Brendon Harley abandonaron por problemas con el propulsor francés.

Loading...