Hamilton da un golpe al Mundial y Alonso se despide de Singapur con un carrerón

0

Fernando Alonso volvió a obrar el milagro. El bicampeón del mundo se despidió del Gran Premio de Singapur con una meritoria séptima posición en una carrera donde se volvió a imponer Hamilton. El piloto inglés dio un golpe al Mundial después de que Vettel, su rival en la lucha por el título, acabara en tercera posición. Carlos Sainz finalizó octavo.

En homenaje a su última carrera sobre el trazado de Marina Bay, fue Fernando Alonso el que quiso recordar viejos tiempos con una de las salidas como las de antaño. El bicampéon mundial, que partirá en unos meses buscando mayor excitación en otras pruebas automovilísticas, pasó de la undécima a la novena posición después de adelantar a Hulkenberg y aprovecharse del revuelo causado por un accidente provocado entre Ocon y su compañero Sergio Pérez.

Así que después de que se marchara el safety car la emoción estaba en las dos primeras posiciones, ocupadas por Hamilton y Vettel, y en mitad de tabla, donde Alonso y Sainz rondaban los puntos, algo casi milagroso para las prestaciones que pueden ofrecer sus coches, que están a años luz de los Mercedes, Ferrari o Red Bull, que batean en las grandes ligas.

Y ahí comenzó el juego de estrategia para intentar arañar los máximos posibles. Fernando Alonso, en la búsqueda de lo imposible, se topó con un Grosjean al que no pudo rebasar y le frenó lo justo como para poder soñar con cotas mayores. Aún así, a falta de su primera parada, el bicampeón mundial estaba séptimo. Sólo con verlo en esa posición ya emocionaba.

Otro milagro de Alonso

Todo ello con la amenaza de lluvia estando presente. Caían pequeñas gotas y se esperaba lo peor, porque está claro que en Singapur cuando llueve, llueve. Mientras tanto, sumidos en la mitad de carrera, Alonso rodaba en vuelta rápida personal (e incluso de la carrera) y sacaba casi 30 segundos a su compañero de equipo. La carrera pintaba bien. Acostumbrados al cero o a un abandono esto era todo un logro.

Incluso después de su primera parada el asturiano estaba encaramado en la séptima posición mientras tanto Hamilton y Verstappen luchaban por el primer puesto. Vettel lo veía todo desde la tercera posición con el título mundial en la cabeza. Finalmente, el piloto asturiano resistió de forma cómoda en la séptima posición, Sainz fue octavo,  y el inglés acabó entrando primero en meta.