Inicio Actualidad «Han dado entrada a los representantes del terrorismo etarra»

«Han dado entrada a los representantes del terrorismo etarra»

Cuando José María Múgica, uno de los hijos de Fernando Múgica, piensa en la situación que se vivió ayer en Navarra recuerda una fotografía. La misma imagen que le hizo darse de baja del mismo Partido Socialista que lideraba su padre cuando ETA lo asesinó en 1996. La instantánea en cuestión inmortaliza la cena que compartieron Arnaldo Otegi e Idoia Mendía en Nochebuena de 2018. «Nada era casual en esa foto», dice. Como tampoco lo es ahora. Apenas han pasado unas horas desde que se sellara el pacto entre el PSOE y las fuerzas nacionalistas para nombrar presidente de la Mesa del Parlamento de Navarra a Unai Hualde, el candidato de Geroa Bai (la marca navarra del PNV), y las críticas empiezan a aflorar, no solo desde el entorno de las víctimas de ETA, sino incluso de los propios socialistas.

Porque, aunque no haya habido un acuerdo transparente y abierto, la decisión del PSOE ha hecho que Bildu entre en los mandos de un órgano vital como la Mesa del Parlamento de Navarra. «Es una especie de reflejo de lo que ocurre con Ciudadanos y Vox. Quieren hacer ver que no se contaminan, unos con la extrema derecha y otros con los terroristas. Sirven a su propio interés partidario», dice Mikel Buesa, hermano de Fernando Buesa, dirigente del PSE asesinado por la banda terrorista. «Pero se le ha dado entrada a una institución a los representantes del terrorismo etarra. Por desgracia, con el Gobierno de Navarra apostaría a que nos vamos a encontrar con una reedición de este pacto», explica a LA RAZÓN. Para él, con la decisión que tomó ayer el PSOE se jugaba también el apoyo del PNV a la investidura de Pedro Sánchez: «Habrá que ver si se arriesgan a seguir apoyándose en Bildu».

También tiene duras palabras para los socialistas Maite Pagaza, actual diputada en el Parlamento Europeo por Ciudadanos e histórico azote contra el terrorismo de ETA en el País Vasco. «Me da mucha pena, es muy mala opción para Navarra. Además, es justo lo contrario de lo que debería ocurrir, por una cuestión de Estado», lamenta. Además, rechaza de pleno los argumentos socialistas: «Están jugando con fuego. Corremos el riesgo de que un gran país como España viva una implosión interna porque hay fuerzas que están en ello. La responsabilidad es especialmente del Gobierno, porque quien tiene mayor poder tiene mayor responsabilidad», recuerda.

«No entiendo esta salida de tono, como si quisiera ser presidenta a toda costa». Con estas palabras se refiere Joaquín Leguina, ex presidente de la Comunidad de Madrid y otra de las voces autorizadas dentro del socialismo, al acuerdo no escrito que firmó ayer María Chivite. «Si se repite este pacto cuando se forme el Gobierno, no lo entendería jamás. Si el PSOE quiere la presidencia, que se siente a hablar con Navarra Suma», concluye.