Hasta la monja independentista deja en ridículo a Pablo Iglesias y Montero por su casoplón

14

Sor Lucía Caram, conocida popularmente como la monja independentista por su apoyo al separatismo catalán, ha arremetido contra Pablo Iglesias e Irene Montero por comprarse su chalé de más de 600.000 euros en la sierra de Madrid. Caram ha acusado a los líderes de Podemos de “incoherencia” y de “estafa”.

“El problema no es que un líder ‘populista’ e ‘indignado’ se compre honradamente una casa de 600.000€ o de 1 o 10 millones. El drama es la incoherencia y la estafa: vendieron una idea, engañaron a los que siempre pierden y se enriquecieron con el discurso de ‘los pobres’“, ha afirmado la monja independentista en su cuenta de Twitter.

Así se ha pronunciado la religiosa sobre el lujo chalé adquirido por los máximos mandatarios de Podemos. Su nueva vivienda cuenta con 268 metros construidos, además de una parcela de más de 2.000 metros cuadrados, piscina de diseño, amplio jardín y casa de invitados, según adelantó en exclusiva OKDIARIO. La casa está diseñada en una sola planta, que gira alrededor de un amplio hall que divide en dos alas la distribución del interior y dispone de tres dormitorios, entre los que destaca “la suite principal con amplio vestidor y baño completo en mármol travertino”.

‘Kichi’ y Ribó contra Iglesias

De esta forma, hasta la monja separatista arremete contra Iglesias y Montero por su lujoso chalé. Entre las filas de Podemos también ha habido críticos con la adquisición de este casoplón, como el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, y el de Valencia, Joan Ribó.

“Yo creo que la gente progresista de izquierdas hemos de trabajar siempre para que sea coherente lo que decimos con lo que hacemos”, ha manifestado este lunes Joan Ribó. “Ni lo he pensado ni quiero dejar de vivir y criar a mis hijos en un piso de currante en el barrio gaditano de La Viña”, afirmó ‘Kichi’ horas después de enterarse de la noticia de OKDIARIO.

El alcalde de Cádiz también añadió que la clave es “no parecerse a la casta, no ser como ellos sino parecerse al pueblo” que les elige para su representación en los parlamentos.