Hayward estremece a la NBA con una grave lesión en su estreno con los Celtics

La NBA empezó de la peor de las maneras, con una grave lesión de Gordon Hayward. El alero se estrenaba en partido de competición oficial con los Celtics, que se perdieron ante los Cavaliers en Cleveland (102-99). Pero apenas transcurrieron algo más de cinco minutos cuando Hayward, en una entrada a canasta, se topó con LeBron James y en la caída se destrozó el tobillo izquierdo.

CLEVELAND, 102; BOSTON, 99

Cleveland: Rose (14), Wade (8), LeBron James (29), Crowder (11), Love (15) –equipo inicial-; Tristan Thompson (5), JR Smith (10), Shumpert (4), Jeff Green (6) y Korver (0).

Boston: Kyrie Irving (22), Brown (25), Hayward (2), Tatum (14), Horford (9) –equipo inicial-; Smart (12), Baynes (6), Rozier (9), Larkin (0) y Ojeleye (0).

Parciales: 29-19, 25-19, 18-33 y 30-28.

Quicken Loans Arena de Cleveland. 20.562 espectadores.

El alcance de la lesión fue rápidamente percibido por el público y los jugadores. El juego se detuvo durante varios minutos. Salieron de inmediato los médicos y fisios a la cancha para atender a Hayward. Los jugadores de los dos equipos se echaron rápidamente las manos a la cabeza y prefirieron no mirar siquiera el destrozo de la pierna del alero de los Celtics.

Mientras el 20 de los Celtics era estabilizado y colocado en una camilla para abandonar la cancha, LeBron James se acercó para mostrarle su apoyo y tratar de consolarlo. La lesión se adivina muy grave y es probable que Hayward deba estar bastantes meses de baja, incluso que se pierda toda la temporada.

Los Celtics ficharon a Hayward este verano. El alero de 27 años jugó las siete temporadas que llevaba en la NBA en Utah Jazz y en las últimas se convirtió en la estrella del equipo de Salt Lake City. El año pasado fue por primera vez All Star. La pasada temporada promedió 21,9 puntos, 5,4 rebotes y 3,5 asistencias. En julio, firmó un contrato por cuatro temporadas con los Celtics. Este año debe percibir 29,7 millones de dólares.

El partido pasó a un segundo plano. Se esperaba con muchísima expectación. Lo ganó Cleveland, aunque los Celtics salieron muy reforzados porque, pese a la lesión de Hayward, lograron remontar 18 puntos de desventaja y, aunque acabaron perdiendo, causaron una buena impresión. Se trataba del primer duelo de Kyrie Irving, el rutilante fichaje de los Celtics, contra los Cavaliers, su equipo durante sus seis primeras temporadas en la NBA. Irving, al finalizar la pasada campaña, sorprendió al declarar su intención de abandonar el equipo en el que formaba un dúo estelar con LeBron James. Irving anotó 22 puntos y dio 10 asistencias, pero no pudo enviar el partido a la prórroga porque falló un triple en el último segundo. LeBron acabó abrazando a Irving tras esa última acción. La estrella de los Cavaliers sumó 29 puntos, 16 rebotes y 9 asistencias. Junto a él destacó Kevin Love, autor de 15 puntos, con un último triple decisivo.

Junto a Irving, formó en el quinteto titular Jayson Tatum, el alero de 19 años procedente de la Universidad de Duke que fue elegido en la tercera posición del último draft. Otros estrenos muy esperados en Cleveland fueron los de Derrick Rose y Dwyane Wade con la camiseta de los Cavaliers. Rose, número uno del draft en 2008 perteneció ocho temporadas a los Bulls, aunque una y media no pudo jugar a causa de una grave lesión, y la pasada campaña jugó en los Knicks.

Wade, a sus 35 años y después de 13 temporadas en Miami y una en Chicago, fichó en septiembre por los Cavaliers para intentar lograr un anillo, de nuevo junto a LeBron, con el que ya obtuvo dos cuando coincidieron en los Heat. Isaiah Thomas, que recaló en Cleveland después de que Boston fichara a Kyrie Irving, convalece de una lesión. Pese a la ausencia del exbase de los Celtics, Calderón, que esta temporada milita en los Cavaliers, no jugó.

Loading...