Inicio Actualidad Heriberto García o el arte de decir Diego donde dije digo: de...

Heriberto García o el arte de decir Diego donde dije digo: de apoyar a Lara y defender «la dignidad de Vox» hace una semana a acusar hoy a Abascal «de coger pasta de los iraníes»

Heriberto García.

Heriberto García ha salido de Vox como entró: sin elegancia ni grandeza humana, si bien con el añadido de unas buenas dosis de rencor no sabemos por qué. Suboficial del Ejército, Heriberto García era el cabeza de lista de una de las cuatro candidaturas críticas que aspiraba supuestamente a relevar a José Enrique Lara al frente de la presidencia de Vox en Málaga. Su insustancialidad política se puso de manifiesto al no lograr los avales requeridos y quedarse fuera del proceso de primarias. En un hecho insólito, Heriberto García firmaba hace solo unos días un comunicado en el que pedía el voto para Lara y vertía duras acusaciones, sin atreverse a mencionar su nombre, contra el director de Alerta Digital.

Decía que la de Lara era la mejor candidatura y porfiaba contra AD por algunas de críticas al partido. El propio Lara le devolvía el halago con encendidas palabras de agradecimiento.

Las afirmaciones de García desprendían un mal disimulado rencor a los logros profesionales de Enrique de Vivero. Ya se sabe que algunos llegan a coronel y otros se quedan en sargentos. Hace unos días decidió darse de baja de Vox dedicándole al director de este medio algunas «florecillas».

Al no lograr su objetivo, Heriberto dispuso poner los pies en polvorosa. Se ha ido por la puerta de atrás y vertiendo bilis contra los que hasta ayer eran sus compañeros. Sostener hoy lo contrario de lo que se defendía ayer prueba sobre todo una preocupante laxitud moral. Si hace unos meses, Heriberto sostenía en público que Vox era el único partido con las cuentas claras, ayer mismo acusaba a Abascal de «coger pasta de los iraníes». Y lo dice quien hace solo una semana reprochaba a este medio sus aceradas críticas contra la dirección nacional de Vox. Es preciso recordar que García pidió el voto para José Enrique Lara y que éste le agradeció su compromiso ético con el partido. Claro que Lara hablando de ética es lo mismo que Hannibal Lecter defendiendo la comida vegetariana. Se nos olvidaba reseñar que el insólito García ha ido a parar a uno de esos partiditos que conforman la derecha española electoralmente marginal.

Como nos tomamos a chacota a Heriberto García, la cosa no pasa de ser un divertido apunte más de su magra biografía política. Esto nos contó del personaje Xavi Altamirano, histórico de Vox: «Yo viví una reunión en la cafetería del Málaga Palacio con tres personas del equipo de Martín Ortega y otras tres del equipo de Heriberto para valorar si podíamos acudir juntos a estas primarias. Si llega a estar allí Santiago Segura, el director de cine, y hubiese grabado aquella reunión, estoy seguro que la habría incluido en la próxima película de Torrente. No sé como calificar a este Heriberto. Os doy solamente algunos detalles. Decía tener todos los avales y que ni Lara ni mucho menos de Vivero iban a ser capaces de sacarlo. Heriberto tenía un perfil falso en Facebook que utilizaba para criticar a Lara y utilizó términos contra él que no voy a repetir. Menos mal que no va a ser nuestro líder de Vox en Málaga. Gracias a Dios».

En otra entrevista en AD, Altamirano revelaba que en una reunión con miembros de la candidatura de Martín Ortega, Heriberto García llegó a decir, en tono torrentiano, que había infiltrado a un espía en el equipo de Lara. En ese contexto cómico, aconsejamos a Heriberto más comedimiento en el futuro y a Lara que busque aliados más fiables y menos cómicos.