Inicio Actualidad Hermann Terstch, eurodiputado de Vox: «España es hoy Chernobyl con un gobierno...

Hermann Terstch, eurodiputado de Vox: «España es hoy Chernobyl con un gobierno soviético. Es un binomio criminal que hay que romper a toda costa»

«España es hoy Chernobyl con un gobierno soviético. Es un binomio criminal que hay que romper a toda costa». El eurodiputado de Vox, Hermann Terstch, ha denunciado duramente en redes sociales la gestión de la crisis del coronavirus por parte del Gobierno de Pedro Sánchez.

Tesrtch ha instado a la oposición a extremar sus críticas al Ejecutivo: «Impedir más muertes de la negligencia y el cálculo criminal del gobierno socialcomunista no es populismo, es eficacia y humanidad», dijo.

«El sábado se vetaron doce preguntas en La Moncloa a donde los periodistas obedientemente las mandan. Allí, el maestro de la farsa, el secretario de Estado de Comunicación, las selecciona y se preparan las respuestas de las elegidas para que Sánchez disponga de la respuesta por escrito», añadió.

El eurodiputado del partido verde ha afirmado asimismo que Sánchez «es veneno que ayuda al virus». «Allá donde se puso la mano de Sánchez e Iglesias ha sembrado caos, robos, confusión, agravio, mentira, rencor, miedo, inseguridad, contagios y muerte», agregó.

Hermann Terstch también se ha hecho eco de las denuncias contra el Gobierno por bloquear el reparto de material de protección a las farmacias.

Farmacéuticos en serio peligro

Desde el 2 de marzo, la Agencia Española del Medicamento obligó a los proveedores de mascarillas a abastecer sólo a centros sanitarios en detrimento de otros establecimientos, lo que ha dejado a los farmacéuticos en serio peligro frente al Covid-19

El envite del coronavirus ha hecho temblar los cimientos del sistema sanitario español. Tanto que la equidad y la igualdad ya son palabras que quedan en papel mojado, pues el Gobierno bloqueó desde principios de mes la distribución de material de protección sanitaria a las farmacias y, por tanto, a los ciudadanos de a pie.

En concreto, según un documento en poder de La Razón, desde el pasado 2 de marzo, la Agencia Española del Medicamento (dependiente del Ministerio de Sanidad) informó a los proveedores y distribuidores de la obligación de «iniciar un procedimiento para someter la comercialización de mascarillas sanitarias a condiciones especiales adoptando como medidas provisionales las siguientes: Obligación de destinar con carácter prioritario la comercialización de mascarillas al abastecimiento de centros y servicios sanitarios en detrimento del suministro a otros establecimientos. Y, en segundo lugar, prohibición de comercializar mascarillas sanitarias fuera del territorio nacional».

La consecuencia directa de esta decisión avalada por el Ministerio de Sanidad ha sido que, en las últimas semanas, las farmacias españolas han quedado totalmente desabastecidas de cualquier tipo de material de protección, como mascarillas, guantes o geles hidroalcohólicos. «Tras recibir esta comunicación, teníamos absoluta obligatoriedad de, en caso de tener material, enviarlo a centros sanitarios como hospitales o ambulatorios y no a establecimientos como puede ser una farmacia, aunque lo cierto es que ya por aquel entonces era complicado disponer de este tipo de productos. De hecho, todo el material que hemos intentado conseguir en estos últimos días se ha parado en aduanas y se ha requisado», aseguran fuentes del sector de la distribución farmacéutica.

Farmacéuticos desprotegidos

Ante esta tesitura, y con los centros de salud abarrotados, el sector farmacéutico ha alzado la voz, ya que su situación también comienza a ser crítica por la falta de medios con la que se encuentran para atender a la avalancha de pacientes que ahora acude a la farmacia. «Estamos desprotegidos. Atendemos directamente a muchos pacientes con síntomas de fiebre sin mascarilla y sin ninguna protección, tan solo confiando en que respeten la línea de seguridad que hemos marcado en la farmacia». Es la queja de una farmacéutica madrileña que describe la cruda realidad de muchos farmacéuticos, que están atendiendo las necesidades de un gran número de ciudadanos en total desamparo y poniendo en riesgo su propia salud.