Inicio Actualidad Historias de Ámsterdam: la Séptima, el show de Mou y la chilena...

Historias de Ámsterdam: la Séptima, el show de Mou y la chilena de Benzema

El Real Madrid vuelve a Ámsterdam, tierra donde todo cambió. En la capital de los Países Bajos la entidad de Concha Espina arrancó su época modera un 20 de mayo 1998. Abandonaban el blanco y negro para sumergirse de lleno en el color. Mijatovic aprovechó un centrochut de Roberto Carlos para recoger el esférico, dribló a Peruzzi en el área pequeña y marcó el tanto del triunfo para ganar la Séptima. Con ese gol, el 13 veces campeón de Europa volvía a recuperar el trono europeo 32 años después. Y lo más importante, una generación entera de madridista lograban un título por el que habían penado en demasiadas ocasiones.

12 años, seis meses y tres días después el Real Madrid volvía al lugar donde cambió todo para jugar un partido de la fase de grupos de la Champions. Los blancos ganaron aquella noche 0-4, pero ese partido pasará a la historia por la que lió Mourinho con las tarjetas amarillas. Con el partido sentenciado y la clasificación y el primer puesto amarrados, el entrenador portugués comenzaba su show.

Mourinho se levantaba y comenzaba una conversación con Dudek, portero suplente, en el banquillo. Ese dialogo llamó en un primer momento la atención, pero acto seguido se comenzó a entender todo. El arquero polaco se dirigió hasta la portería defendida por Iker Casillas para transmitirle lo que le había dicho el entrenador. El de Móstoles dio las órdenes dentro del terreno de juego a Xabi Alonso y Sergio Ramos. Tenían que ver una segundo cartulina amarilla que les expulsara, ya que podrían perderse la ida de los octavos de final por acumulación de cartulinas.

Tanto el central como el centrocampista harían caso a su técnico. Xabi demoró el lanzamiento de una fatal a cuatro minutos del final hasta obligar al árbitro a mostrarle la amarilla e indicarle el camino de los vestuarios. Después, Ramos, que estaba amonestado, vio la segunda por perder tiempo en los minutos de descuento. La misión parecía cumplida, pero la UEFA, que como el resto de la humanidad se percató de la triquiñuela, sancionó con dos partidos a Mou y multó al Real Madrid y a los jugadores de forma individual.

La chilena de Benzema

El siguiente momento a recordar en Ámsterdam fue el espectacular golazo que hizo Karim Benzema en la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions. Los blancos volvían al país de los tulipanes y el galo dejaba una obra de arte de esas que perduran en la eternidad.

En los primeros minutos de la segunda mitad, el Ajax sacó un córner que el Madrid aprovechó para montar una contra letal. Marcelo inició el ataque, Kaká lo continuó poniendo en un centro y Benzema lo cerró con una chilena preciosa que terminaba besando la red rival. Aquel encuentro finalizó 1-4.