Honda Civic Type-R 2017: Más deportivo que compacto

Ya está a la venta en España, aunque las primeras unidades no se entregarán hasta otoño

Es un lobo disfrazado de lobo. Lo es por su fisonomía, rotunda y muy agresiva, gracias a su alerón, sus llantas de 20 pulgadas, su toma de aire en el capó y en las aletas y su triple escape. También por su complexión, musculosa y ágil, reforzada por su negro hocico. Pero sobre todo, el Honda Civic Type-R es un lobo por su comportamiento. Rápido. Directo. Implacable.

Ahora lo es más que nunca. Lo ha demostrado en Nürburgring. La nueva generación del compacto deportivo japonés, propulsada por un 2.0 Turbo Vtec de cuatro cilindros y 320 CV (10 más que su antecesor) puede presumir de ser el vehículo de tracción delantera que más rápido ha atravesado el “infierno verde”. Dominar la endiablada pista que discurre entre árboles en el sur de Alemania le ha llevado solo 7 minutos y 43 segundos. A nadie debería sorprenderle: es su hábitat natural.

«Cada detalle aerodinámico tiene su por qué. Nada es de adorno», explica Hideki Kakinuma, responsable del desarrollo del Type-R. El chasis, de gran rigidez, es de nueva factura y cuenta con una nueva plataforma monocasco con mayor distancia entre ejes que resulta más ligera y rígida que el modelo precedente. Esto, unido al sistema de suspensión adaptativa de cuatro ruedas, permite una mayor estabilidad y una conducción más dinámica y segura.

Así lo hemos comprobado en el circuito EuroSpeedway de Lausitz (Alemania). Allí ha demostrado, en suma, que tiene más de coche de carreras que de compacto, aunque también satisfará a los que necesiten un vehículo diferente para su día a día. Entre caza y caza, el Type-R cumple de sobra como compacto (con las lógicas limitaciones inherentes a un vehículo de estas características). Los cambios en el chasis y la suspensión lo han convertido también en un coche más confortable, el habitáculo es suficiente para albergar cómodamente a cuatro personas y un maletero de 420 litros, provisto de un novedoso mecanismo de deslizamiento lateral. Para este uso más convencional está destinado el nuevo modo de conducción “Confort”, que se une a los ya conocidos “Sport” y “+R”. Estos dos últimos ofrecen una experiencia de conducción más directa y agresiva, primando la respuesta del motor y la precisión de la dirección sobre la comodidad del conductor.

Como el exterior, el interior también destila deportividad por los cuatro costados, gracias, por ejemplo, a los pespuntes en rojo y negro de los asientos deportivos y el salpicadero o los detalles en volante, salpicadero y cambio, donde encontramos una placa con el número de serie del vehículo. En materia de conectividad y entretenimiento, el Civic Type-R 2017 incorpora la segunda generación del Honda Connect, el sistema de infoentretenimiento de la marca.

Honda ya admite pedidos, aunque las primeras unidades del Type-R, que se fabrica en Swindon (Reino Unido) no llegarán hasta otoño. Como sus antecesores, estará disponible en dos versiones, siendo la GT la más refinada en cuanto a equipamiento, al añadir, entre otras opciones, sistema de navegación Garmin, sistema de audio de ocho altavoces y sensores de aparcamiento delanteros y traseros, con un desembolso adicional de 5.200 euros.

Loading...