Hugo Sánchez: “Osorio no le ha dado un estilo a México”

Hugo Sánchez (Ciudad de México, 1958) contesta su móvil antes de subirse a un avión que lo llevará a Cancún. Allí un equipo de la tercera división le realizará un reconocimiento a su laureada trayectoria. Lleva más de cinco años sin dirigir un equipo. Desde el 2014 se ha concentrado en su faceta como analista en la televisión. “Yo ganar partidos y títulos, a los directivos y dueños en México solo les interesa ganar dinero”, sentencia el que fuera el delantero del Real Madrid a quien no le han ofrecido, según él, un proyecto serio.

Pregunta. ¿México a qué va a la Copa Confederaciones?

Respuesta. Ojalá que se pueda hacer un gran papel, que se dé una buena imagen. No hay mejor imagen que jugando bien y jugando una semifinal. Llegar a una semifinal sería un éxito. Si no se piensa en jugar una semifinal o final va a ser solo el cumplir un compromiso.

P. ¿México la pasará mal contra Portugal?

R. Será el partido clave. Depende del resultado y la forma en cómo juegue México. Eso nos dará aspiraciones para ir viendo… Para poder clasificar a la siguiente fase. Rusia no atraviesa un buen momento futbolístico. Nueva Zelanda no tiene el nivel para presionar a los otros equipos. El favorito es Portugal, esperemos quitarle ese segundo puesto a los rusos.

Quería demostrar que era factible ser campeón del mundo si se hacían las cosas como las estaba programando

P. Se ha dicho que Cristiano Ronaldo ha mutado a Hugo Sánchez en tanto que juega como un delantero de área y que anota a un toque

R. Me parece lógico e inteligente de su parte que a su edad administre su energía. Tanto Zidane como él han coincidido en que no debe hacer el mismo desgaste de antes. Y bueno, si sigue en ese nivel tiene para dos o tres años para mantenerse en la élite.

P. ¿Los mexicanos que jugarán la Confederaciones son una de las mejores generaciones?

R. Es la primera generación que tiene más jugadores fuera de México [14]. Eso ayuda mucho y mejora en cuanto a nivel individual y colectivo para que la selección juegue mejor. Hay talento. Lo que falta es sacar resultados para poder acompañar el talento. Siempre he estado fomentando el tener más mexicanos en el fútbol europeo o fuera de México para que podamos alcanzar algo parecido a lo que hizo España antes de ganar la Eurocopa. Sus años gloriosos fueron por la influencia de Luis Aragonés. Eso intenté hacer en México, mentalizar como Aragonés, de creérsela. Lo que le falta a la selección mexicana es tener un entrenador que convenza a todos estos buenos jugadores y que los entienda porque [Juan Carlos] Osorio, siendo colombiano, tiene una ideología de trabajo sin conocer bien la mentalidad y la forma de ser de los mexicanos y eso cuesta más trabajo. Él entrena y hace jugar como si fueran colombianos y no lo son.

P. Usted mencionó hace unos días que con Hugo Sánchez, México sería campeón del mundo; con Juan Carlos Osorio, no.

R. Esa fue la intención cuando estuve en la selección. Ese fue el mensaje que mandé. Era un proyecto a 12 años. Quería demostrar que era factible ser campeón del mundo si se hacían las cosas como las estaba programando, pero cuando lo mencioné en su momento, era previo al mundial de Sudáfrica, me tacharon de loco. En primer lugar los dueños de los equipos y de los directivos de la Federación no se lo creían. Si ellos no se lo creen, México no va a ganar una Copa América, una Copa del Mundo. Mi primer mundial iba a ser en Sudáfrica y era romper esa barrera que nos ha costado superar por falta de mentalidad y no pensar en ser campeones del mundo. Lo que ellos solo querían era alcanzar el quinto partido [cuartos de final].

P. Hidalgo (Cuartoscuro)‘);”>Decio de María, directivo de la Federación Mexicana, y Hugo en 2007ampliar foto Decio de María, directivo de la Federación Mexicana, y Hugo en 2007 Cuartoscuro

P. Doce años, tres Mundiales. ¿Cómo lo visualizaba?

R. Mi proyecto de 12 años era ser campeón del mundo. Empezaba en Sudáfrica. En el grupo estábamos con Uruguay. Ellos lograron lo que yo tenía planeado que consiguiera México. Los uruguayos consiguieron un tercer lugar. México tenía que estar en ese sitio, cosa que no me permitieron los directivos mexicanos. Luego pensar que en Brasil 2014 podíamos llegar a semifinales o a la final. En Rusia estaba planificado que fuéramos campeones del mundo. Era romper la barrera mental, la que no nos ha hecho posible lograr algo en Copa del Mundo. Ahora veremos cómo nos va.

P. Fue despedido más por la desconfianza de los federativos…

R. Más bien por falta de credibilidad. No me creían que podría ser capaz de eso. Como yo vengo influenciado de la misma mentalidad, carácter e ideología de Luis Aragonés y la quería implantar en México. Pero tristemente en México no me apoyaron.

P. ¿Cuáles son las fortalezas de la selección mexicana?

R. Destaco que hay jugadores de calidad, con talento. Ellos tienen la capacidad suficiente para jugar al tú por tú a grandes equipos. Ojalá ellos tengan el compromiso consigo mismos y que tengan la ambición de trascender. Al planteamiento táctico y estratégico no le tengo mucha confianza. He visto que Osorio, en el tiempo que lleva, no ha creado un estilo. Eso de las rotaciones, los cambios, y eso no ha permitido que México tenga un estilo definido.

P. ¿Cuál es la función de Rafa Márquez, de 38 años, en el plantel?

R. Supongo que, por su experiencia, le estará ayudando y orientando a Osorio. Da la apariencia de que está siendo asistente técnico, de embajador del fútbol mexicano. Físicamente no está en óptimas condiciones. Está colaborando en crear la mentalidad que hace falta en la selección mexicana. Como el entrenador no tiene el carácter para irradiar la mentalidad… El líder no está en el banquillo, ese liderazgo que le falta a Osorio lo está queriendo utilizar con Rafa Márquez.

Eso intenté hacer en México, mentalizar como Aragonés. Lo que le falta a la selección mexicana es tener un entrenador que convenza a todos estos buenos jugadores

P. ¿Quién le gusta como delantero titular? ¿Chicharito, Jiménez o Peralta?

R. ¡Qué bueno que haya competencia en ese puesto! Los delanteros que están Confederaciones están sumamente capacitados para que cualquiera que juegue pueda rendir, siempre y cuando la lectura estratégica y táctica sea la idónea para jugar contra Portugal. Contra Estados Unidos vimos que los estadounidenses jugaron con línea de cinco, el entrenador no fue capaz de cambiar: en vez de tener un delantero, tener dos. Eso afecta a que el delantero no tenga oportunidades claras oportunidades a gol.

P. Hace unos meses ironizó que en el Oporto hay más mexicanos que en la propia liga mexicana, ¿qué tanto afecta el formato de la liga que permite una gran cantidad de futbolistas extranjeros?

R. Claro. Aquí en el fútbol mexicano los dueños lo utilizan para el negocio y para el beneficio económico. No piensan en el beneficio deportivo ni en el futbolista mexicano para reforzar de manera importante a la selección mexicana. Les interesa más el negocio que los resultados. Estoy desilusionado que se haga así y que no se haga nada por solucionarlo.

P. Un grupo de futbolistas mexicanos, encabezados por Márquez, han puesto los cimientos de una asociación de futbolistas, ¿qué le parece?

R. Ojalá se dé. Que se animen y haya un respaldo generalizado. Que se dé la asociación. Cuando lo intenté hubo esquiroles de los propios jugadores. Muchos nos dieron la espalda y apoyaron a los directivos. Por eso no tuvo la fuerza. Tiene que darse ya el cambio. Es el tiempo que se está perdiendo porque así México no está en el puesto que le corresponde: detrás de Brasil y Argentina. Los jugadores no son tomados como profesionales, sino más bien como un material de construcción.

Loading...