Inicio Actualidad Icardi aplaza el pase a octavos del Barça

Icardi aplaza el pase a octavos del Barça

El Barcelona continúa invicto en Europa tras salir vivo del Giuseppe Meazza. El Inter tuvo arrinconados a los culés en la segunda mitad, pero cuando peor lo estaban pasando apareció el inesperado Malcolm para abrir la lata. Los locales empataron por medio de Icardi a cuatro minutos del final. Sin Messi en el campo, no es mala recompensa para unos culés que rozan los octavos de final de la Champions.

El partido comenzó con el Barcelona controlando la posesión frente a un Inter que reculó en su campo a la espera de poder salir a la contra con peligro. Los culés llegaban y con peligro, pero Luis Suárez no llegaba a concretar ninguna de las múltiples ocasiones que tenía. El uruguayo no encontraba el marco de Handanovic por algunos centímetros como demostró en el minuto 9 y en el 21, tras mandar alta una vaselina.

Los locales, por su parte, estaban muy cómodos en el campo y hasta, de vez en cuando, se estiraban con un magnífico Perisic en la banda zurda. El croata fue el principal argumento ofensivo de los italianos y Asamoah rozó el gol tras una gran internada del mencionado por banda. El Giuseppe Meazza rugía a la mínima.

Valverde, que le dio la oportunidad a Dembélé, vio cómo los suyos se iban empantanando poco a poco en el entramado de un Inter cuyo físico era primoroso. A la altura del descanso, las fuerzas se habían igualado con unos culés que tenían que dar un giro de tuerca para lograr más profundidad.

El intermedio cambió el planteamiento de los dos equipos. El campo se abrió y se hizo más de ida y vuelta. Coutinho y Rakitic se relamían con más espacios porque podían sacar a pasear sus grandes disparos a puerta. El Inter, por su parte, conseguía meter en un juego a un Icardi desaparecido en la primera mitad.

Rakitic obligó a Handnovic a su mejor esfuerzo en el minuto 59 y en el rechace de la jugada Luis Suárez marcó un tanto que fue invalidado. El balón que le sirvió Rakitic en el rechace de su mano a mano con el portero rival había salido del campo.

El Inter, sin embargo, también golpeaba y lo hacía por medio de un Politano que rozó el gol cinco minutos después. El partido había entrado en una fase constante intercambio de golpes en forma de ocasiones. El gol era cuestión de tiempo.

Malcolm golpea primero

Y el que habría la lata fue un actor totalmente inesperado. En la primera pelota que cogió tras sustituir a un desafortunado Dembélé, Malcolm –sí, el fichaje que menos había usado Ernesto Valverde– se reivindicó en un contragolpe arrancado con filigrana por Coutinho y culminado por el brasileño tras una gran galopada y una buena definición.

El Inter parecía K.O. pero a Spalletti le quedaba un último cartucho. Metió a Lautaro, la revelación de la temporada, para inquietar a la defensa azulgrana y tuvo un efecto similar al de Malcolm interviniendo en el gol local en su primera acción del partido. Tras una serie de rechaces, el esférico recayó en las botas de un Icardi que mostró su habilidad de killer para empatar por debajo de las piernas de Ter Stegen en el minuto 86.

El partido, después de tanto intercambio de golpes, llegó a su fin sin más grandes ocasiones. Los dos equipos se dieron por contentos con un resultado que deja ambos en primera y segunda posición del grupo, pero sin conseguir la clasificación matemática. Al final, los culés añoraron a Messi.