Inicio Actualidad Iglesias y Casado elevan la presión a Sánchez y piden la dimisión...

Iglesias y Casado elevan la presión a Sánchez y piden la dimisión de Borrell

Borrell.

De valedor de los presupuestos y del Gobierno a rival político y una de las principales palancas de presión. La estrategia de Podemos, principal socio parlamentario del Gobierno, ha dado un giro de 180 grados que está elevando el tensiómetro de Pedro Sánchez. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha exigido este martes la dimisión del ministro de Exteriores, Josep Borrell, después de conocerse la multa que la Comisión del Mercado de Valores (CNMV) le ha impuesto al socialista.

«Este gobierno no se puede permitir un ministro sancionado por la CNMV por vender acciones con información privilegiada», ha advertido Iglesias, donde ha invitado a Borrell a abandonar su cargo por su «inteligencia y su altura política». Así lo ha expresado el líder de la formación morada en su Twitter, después de que el Boletín Oficial del Estado (BOE) hiciese pública la sanción.

Por su parte, la portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, Ione Belarra, también ha exigido el cese directamente. «Es muy grave y el ministro debe dimitir», ha expresado Belarra también en la red social. «No podemos tolerar que el Gobierno salido de la moción de censura ensucie así la democracia», ha añadido.

La CNMV ha multado con 30.000 euros al diplomático socialista por vender acciones de Abengoa cuando era consejero de la compañía en noviembre de 2015. Según señala el BOE, el organismo de vigilancia lo considera una «infracción muy grave» porque, explican, usó «información privilegiada» para la venta de casi 10.000 acciones, a cuenta de otra persona, poco antes de que la empresa presentara un preeconcurso de acreedores para evitar la quiebra. Una operación, aseguar la CNMV, que viola la Ley del Mercado de Valores.

Desde el Gobierno se subraya que no se tiene «nada que decir» respecto al asunto Borrell porque «no hay nada nuevo», informa Víctor Ruiz de Almirón. En La Moncloa defienden que «el ministro ya explicó la situacion en su momento». Fuentes gubernamentales explican la sanción porque Borrell no ha recurrido y «el expediente administrativo sencillamente ha seguido su curso». Se manifiesta que no tienen ninguna otra consideración que hacer pero expresan el «total respaldo del Gobierno».

No es el primer miembro del Gabinete de Sánchez que no pasa el examen ético de Podemos. Iglesias ya había exigido el cese de la responsable de Justicia, Dolores Delgado, cuando se revelaron los audios con el excomisario Villarejo. « Alguien que se reúne de manera afable con un persona de las cloacas de este país hace daño a la mayoría que aprobó la moción de censura», expresó en septiembre el líder de Podemos.

Una mayoría «rota»

El secretario general de Podemos, tras el Consejo Estatal Ciudadano del viernes, dio por «rota» la mayoría de la moción de censura. En el partido tenían como objetivo aprobar los Presupuestos Generales del Estado, pero vista la falta de apoyos y la negativa de los independentistas la situación de «incertidumbre les obligó a modificar su estrategia.

Iglesias presiona ahora al Gobierno para que convoque cuanto antes los comicios nacionales y ya prepara unas primarias internas para revalidar su candidatura antes del parón de navidad. «No se puede gobernar por decreto», advirtió Iglesias, queriendo marcarle los tiempos a Sánchez. «No es real que un Gobierno se sostenga mediante decretos ley», continuó.

Casado: «¿A qué espera?»

El líder del PP, Pablo Casado, se ha sumado a la petición de dimisión del líder de Podemos. A juicio del jefe de la oposición, Borrell, está «deslegitimado» para continuar en el Gobierno y ha urgido al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, a que «aplique» a sus ministros el «mismo baremo de exigencia» que tenía en la oposición.

«¿A qué espera para cesar a sus ministros?», ha preguntado a Sánchez después de que se haya hecho pública la multa de 30.000 euros. En un acto público en Adra (Almería), Casado ha calificado de «gravísima» la sanción y ha señalado que «no es la primera vez» que el titular de Exteriores «tienen un problema de esta naturaleza», haciendo alusión a «otro caso gravísimo» que forzó su dimisión en 2003 del cargo de secretario general del PSOE «y relacionado con técnicos de Hacienda y su papel en la administración del patrimonio familiar».