Inexpropiable

13

El Real Madrid ha hecho de su estadio un lugar inexpropiable. El conjunto madridista se ha aferrado en los últimos años a la mística y magia del Santiago Bernabéu para seguir agrandando su legado en Europa. Y es que los blancos no caen en casa en una eliminatoria de Champions desde hace más de tres años. Concretamente, desde el 10 de marzo de 2015, ante el Schalke 3-4, en un cruce que se llevarían los madridistas gracias al 0-2 logrado en Gelsenkirchen.

Desde entonces, el conjunto madridista ha sabido aprovechar las grandes noches europeas en su casa, secando a todos sus rivales. La única excepción, la propia Juventus, en 2015, que logró rascar un empate a uno y, con ello, selló su pase a la final de la máxima competición. El resto, no ha podido rebatir a los blancos su dominio como locales, da igual en la ida o en la vuelta; siempre se han impuesto.

Y por el Bernabéu no es que hayan desfilado rivales precisamente fáciles. A lo largo de esta racha, han pasado equipos como el Bayern, Manchester City, Nápoles, Roma, Wolfsburgo, Atlético de Madrid (por dos ocasiones) y la reciente visita del PSG. En total ocho victorias de los hombres de Zinedine Zidane que convierten al Bernabéu en un seguro.

La Juventus necesita vencer por más de tres goles de renta para estar en semifinales, algo ya difícil de por sí. Todos los factores están contra el subcampeón de Europa. A la racha de un Cristiano imparable, hay que añadir la imbatibilidad madridista en Chamartín. Lo único a lo que aferrarse para los bianconeri es que han sido el único equipo en sacar algo positivo en este tiempo del estadio madridista, un empate que les valió para medirse en la final de 2016 al Barcelona.

El Schalke, el único en siete años

El fortín que han formado los madridistas en su estadio va más allá de esta simple racha. Y es que, la derrota ante el Schalke quedó en algo anecdótico. Los blancos llegaban a aquel partido con la eliminatoria prácticamente sentenciada, tras el 0-2 de la ida. Sin embargo, los alemanes hicieron peligrar el pase de los madridistas en un Bernabéu donde por entonces también era imposible vencer. El conjunto madridista acumulaba otros ocho encuentros consecutivos sin conocer la derrota.

Desde las semifinales de la temporada 2010-11, cuando el Barça ganó en el Bernabéu por 0-2, los blancos no perdían en una eliminatoria europea como locales. Desde entonces, sólo un equipo ha logrado ganar. Uno en casi siete años, en 19 partidos hasta la fecha. El resto, dos empates y 16 victorias. Los italianos tendrán la oportunidad ya no de eliminar a los blancos, sino de hacer que se tambalee el fortín que los madridistas han montado en casa en los partidos cruciales de la que es, por excelencia, su competición.