Inicio Actualidad Infección de orina por sentarse en baños públicos o asientos fríos: ¿mito...

Infección de orina por sentarse en baños públicos o asientos fríos: ¿mito o realidad?

La creencia de que sentarse en baños públicos o asientos fríos puede propiciar una infección de orina ha sido objeto de debate. Muchas personas y en especial las mujeres, una vez diagnosticadas con una infección del tracto urinario, suelen señalar a ambas prácticas como las posibles causas de la misma.

Sin embargo, ¿existe alguna base científica detrás de esta creencia? La doctora Lucía Galán Bertrand ha resuelto la duda compartiendo con sus más de 200 mil seguidores un vídeo explicativo en su perfil de Tiktok (@luciamipediatra)

¿Mito o realidad?

«Sentarse en la taza de un baño público no es que sea una práctica recomendable» dice la doctora. «Pero, la mayor parte de las infecciones de orina se producen por una bacteria llamada E. coli que se encuentra en las heces».

Muchas veces se produce una contaminación de las bacterias que están en la región perianal que viajan por la zona vaginal y llegan a la uretra como señala Galán.

¿Por qué la infección se produce mayoritariamente en niñas?

Como explica Galán, el ano y la uretra están mucho más cerca en centímetros en el caso de las niñas. En los niños, las bacterias de la zona perianal tienen que viajar mucho más: pasar por la bolsa escrotal, los testículos, el pene, la uretra (mucho más larga que en el caso de las niñas) y finalmente la vejiga, donde se produce la infección.

Además, en muchas ocasiones las niñas no se limpian correctamente. En lugar de limpiarse de delante hacia atrás, se limpian de atrás hacia adelante arrastrando todos los germenes de la zona perianal hacia la zona euretral dando origen a las infecciones.

Por eso es muy importante que se limpie a los bebés de delante hacia detrás y cuando ya sean más mayores, que aprendan a limpiarse correctamente ellas solas.

¿Cuáles son las bacterias E. Coli?

La Escherichia Coli es un grupo de bacterias que habitan naturalmente en el intestino humano y de algunos animales, sin que se produzcan enfermedades. Sin embargo, existen algunos tipos de E. Coli que son nocivos para las personas, entrando en el organismo debido al consumo de alimentos contaminados, causando gastroenteritis con diarrea intensa o infección urinaria.

Los síntomas característicos de una infección urinaria causada por esta bacteria incluyen dolor o ardor al orinar, orina turbia, un olor fuerte y una sensación de pesadez en la vejiga.

Para combatir esta bacteria, en el caso de infecciones urinarias causadas por Escherichia coli, el tratamiento implica el uso de antibióticos, como las Cefalosporinas, Levofloxacina y Ampicilina. En algunos casos, el médico puede solicitar un antibiograma para determinar la sensibilidad de la bacteria a ciertos antibióticos y así elegir el tratamiento más efectivo.

La prevención contra la contaminación con E. Coli consiste en:

  • Lavarse las manos después de usar el baño.
  • Lavarse las manos siempre antes de las comidas.
  • Lavarse las manos antes y después de preparar las comidas.
  • Lavar bien los alimentos que se consumen crudos como lechuga y tomate.
  • No tragar agua de la piscina, del río o de la playa.
El lavado de manos es la mejor prevención | Pixabay

En el caso de que la E. coli cause diarrea grave con presencia de sangre en las heces, el médico podrá indicar el uso de sales de rehidratación oral (SRO) que se compran en la farmacia y medicamentos para aliviar el dolor como paracetamol.

Es importante que durante el tratamiento de la infección por Escherichia coli la persona tenga una alimentación ligera, dando preferencia al consumo de frutas y vegetales, además de ingerir bastante líquidos para ayudar a eliminar la bacteria, en el caso de infección urinaria, y prevenir la deshidratación, en el caso de infección intestinal.