Inquietud por el futuro de la ciencia en Catalunya

Un prolongado camino hacia la independencia afectaría negativamente al sistema de investigación catalán, que actualmente es puntero en España, según advirtieron ayer expertos en política científica, en un debate abierto organizado por la asociación Scientists Dating Forum (SDF) en Barcelona. Los expertos manifiestan incertidumbre sobre cómo se gestionaría la ciencia en una hipotética Catalunya independiente, especialmente si se cortaran las relaciones con el Estado español y con la Unión Europea (UE).

El debate tuvo lugar el mismo día en que la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, declaró que una Catalunya independiente no podría recibir fondos de la UE para financiar la investigación, ya que quedaría fuera de la unión. La ciencia catalana recibe de Europa gran parte de su sustento: Catalunya ha obtenido alrededor de 550 millones de euros en ayudas del programa Horizon 2020 en tres años, y la mitad de las becas que ha otorgado el European Research Council (ERC) a España, informó Carmen Vela según EFE.

La ciencia catalana también se sustenta gracias a financiación que aporta el Estado, a través de proyectos, becas, salarios y presupuestos de centros como el CSIC, el Barcelona Supercomputing Center (BSC-CNS) o el Sincrotrón ALBA.

Perder todas estas fuentes de ingresos podría herir a la ciencia en el territorio. “Si Catalunya quedase cortada política y económicamente de España y Europa, serían malas noticias”, declaró Pere Puigdomènech, investigador del Centre de Recerca en Agrigenòmica (CRAG-CSIC) y presidente de uno de los paneles que evalúan los proyectos presentados al ERC. “La independencia de Catalunya sería un desastre total para la ciencia”, juzgó Mateo Valero, director del BSC, que acudió como público al debate.

Josep M. Vila, Pere Puigdomènech, Lluís Rovira y Enric Banda, ayer en el debate celbrado en el Bar Mau Mau
Josep M. Vila, Pere Puigdomènech, Lluís Rovira y Enric Banda, ayer en el debate celbrado en el Bar Mau Mau (Jorge Dourado)

Sin embargo, los expertos no consideran probable una ruptura tan drástica con el Estado y con Europa. “Eso no interesaría a nadie”, apuntó Puigdomènech. “Tenemos muchos proyectos en común, que nos deberían llevar a un acuerdo”, añadió. Lluís Rovira, director de la Institució CERCA, que aglutina los centros de investigación catalanes, ve posibilidades de que un hipotético estado catalán sigua formando parte de la Unión Europea. Si no, remarca, también existe la figura de ‘país asociado’: Israel, Suiza o Túnez, entre otros, tienen acceso a al programa Horizon 2020 sin ser estados miembros.

Según Rovira, incluso si finalmente Catalunya quedase fuera de la financiación europea, podría valerse por sí misma para sostener el sistema científico. “El dinero que recaudemos de los impuestos de los catalanes servirá para construir fondos orientados a la investigación”. En lugar de realizar aportaciones a la UE a cambio de acceder a sus ayudas, la financiación se gestionaría directamente en el país. “Hoy Catalunya tiene todas las estructuras de estado para gestionar la ciencia en caso de independencia”, afirmó Lluís Rovira.

Hoy Catalunya tiene todas las estructuras de estado para gestionar la ciencia en caso de independencia”

Lluís Rovira

No obstante, los expertos coinciden en que, financiación aparte, la ciencia catalana saldría muy perjudicada si quedase fuera de la liga europea. “Para nosotros, Europa es muy importante. Nos permite formar parte de una comunidad científica mucho más potente”, subrayó Puigdomènech.

Otro punto en común entre las distintas posiciones es la preocupación por la actual situación de inseguridad. Si Catalunya sigue avanzando hacia la independencia, le espera un largo camino de transición marcado por la inestabilidad, según Enric Banda, antiguo director del programa Icrea y de la Fundació Catalana per la Recerca i la Innovació (FCRi). “La ciencia necesita estabilidad”, remarcó Josep M. Vilalta, experto en gestión de la I+D. Sin estabilidad, las empresas invierten menos y es más difícil contratar personal, algo que ya está sucediendo en centros de investigación británicos a causa del brexit. Vilalta también denunció que las cuentas de universidades y centros de investigación públicos todavía sigan intervenidas por el Estado, que apoyó su decisión en evitar que se celebrase el referéndum el pasado 1 de octubre, hace ya 25 días.

Para nosotros, Europa es muy importante. Nos permite formar parte de una comunidad científica mucho más potente”

Pere Puigdomènech

Tras un largo camino de desgaste, los expertos temen que la ciencia deje de ser una prioridad en Catalunya. “No tenemos ninguna garantía de que tras la transición hacia la independencia el Govern siga siendo science friendly”, apuntó Enric Banda. “¿Qué ha hecho el Parlament en esta última legislatura por la ciencia? Nada”, añadió. “Hemos debatido muy poco sobre el nuevo modelo de administración que queremos, y eso es una indicación negativa”, expresó Josep M. Vilalta. Tampoco seguir perteneciendo a España ofrece garantías, puntualizan. “La política científica española se está hundiendo”, declaró Pere Puigdomènech.

Al concluir el encuentro, tanto los expertos como los miembros de Scientists Dating Forum reclamaron una mayor implicación de los científicos en el debate político actual para que no se olvide la ciencia al tomar decisiones.

No tenemos ninguna garantía de que tras la transición hacia la independencia el Govern siga siendo science friendly

Enric Banda
Loading...