Inseguridad fronteriza vergonzosa

5

¡Pobres ceutíes y melillenses! y pagan impuestos también, como nosotros y con ellos, en plan pobre e impotente –ridículo- cada día, nos hacen un show nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad, ante las narices de la legión y de los regulares rojos y azules, que están allí de adorno, mirando hacia un lado, para desfilar en Madrid a 160 pasos por minuto o a 90, según y cómo, o para ir de ONG a vete a saber dónde, a repartir piruletas y preservativos, digo y encima les arrean y algún ministro de defensa -que prefiere morir con vilipendio a morir con honra- pero que se guarda lo que no debe y se ha procurado la procura del curator, en plan Beverly Hills salobreño, el andoba, inmerso en la gauche divina –no la de alpargata- digo, para una buena vejez, tal que la de los no contributivos. ¡Anda que no hay que tener cuajo y desgarramancia! El hazmerreír de moros y negros y el campo libre para el trumpismo que viene y lo veremos de moda, cuando se nos exija en conversaciones trascendentes, como la de Méjico en su día y ya no esté el François Hollande y Tribert por mamá, ni tantos otros que están ahora.

Y todo para dejar ver que lo que no se quiere arreglar no se arregla, por el qué dirá la Federica Mogherini, la romana politóloga (¿les suena esta alta titulación infusiva al parecer ser, madre nutricia de tantos bolcheviques y mencheviques ciruelas, que no saben ni la “u”, como decía el Peret y dan escuela?) a cuyo cargo han puesto estos europeístas no adenauerianos, sino bolivarianos “para la política de seguridad europea” la de las puertas abiertas o entornadas -por lo de la fresca- hija de la filosofía política, que no del conocimiento de la historia del 711 a 1492 en esta España nuestra.

Lamentable ridículo este, esperpéntico espectáculo, que se sucede día tras día, según sube o baja la cotización del pescado marroquí y otras memeces al uso, insisto, para lo que no hace falta que nos frían a impuestos, ni lesionen a ningún honrado policía ni guardia civil, que algún día será un muerto, con viuda e hijos, para mayor escarnio de los españoles que juramos bandera y para los demás. ¡Pena de país! Ahora resulta que quien protege nuestras fronteras es el sátrapa de Marruecos –país seguramente plurivisceral- y según lo decida Pablito, el que clava clavitos al Errejón, o el insigne politrólogo o polidrácula Willy Toledo, el que manda, sucesor de los bardenes, a título de heredero.

En África hay 900.000.000, repetimos 900.000.000, digo novecientos millones de negritos, así. ¿Dónde paramos, Federica de mi vida? ¿Ande lo hacemos, sopla……? Ya no quedan supers en España para mendigar, en dura competencia con los europeos piojosos y andrajosos que nos ha repartido la elementa ésta y sus congéneres, que no se los disfrutan, no abren las puertas de sus casas para darles el abrazo franciscano mientras la tocan el culo africanamente, mal que les pese, –el que propugna el Vaticano, acogiendo a 14 (decimos catorce) que busca la paz perpetua, mezclando en su entorno de raíces cristianas, trilita, con pólvora rubia y dinamita, “Garufa, pucha que sos divertido”- ni plazas en el equipo de futbol de Francia, que ya están todas cubiertas. En fin, caca de la vaca y a calderadas (por lo del Caldera zapateril, que, por cierto, sigue suelto) No quiero saber la opinión del Rodríguez, el JEMAD bolivariano, al respective, porque ya me la barrunto.

Mientras, al Urdangarín, el de la bandeja petitoria, el de la cuestación perpetua por la jeta –inocente, inocente, que no dejaba ver lo que hacía, a su señora, la pobre víctima- le preparan la celda para invitados, para pasar un tiempecito de chabolo, ¡a ver si se entera de que hay que trabajar, aunque sea superficialmente! Dios salve al Supremo en la “vistilla”. No me la hagan de zarzuela, please.

Y, la verdad, yo no me explico lo del pobre Jaume Matas, inspector de Hacienda el hombre, además de bachiller superior tal y cómo no es lo común en la mayoría de nuestros políticos, salvo Aznar, el del manojo de rosas y carita de Geraldine Chaplin, tan preocupado por España, justo después de salir del poder (digo poder), cómo se afilió al tocomocho este de forma tan estúpida con la pasta de los demás, la que no es de nadie. A manera de premonición, fue otro la que escuché lo de “preveer,” siendo ministro y luego a trastrabillar, cuesta abajo en su rodada, en la carrera delictiva. Debió comprarle unos décimos, o unas tiras para el sorteo, con su peculio y, “hála majo, a jugar a la pelota que es lo tuyo, que yo me debo al pueblo soberano”. ¡Del rey abajo ninguno, coño y llame quién llame! Y si no, ponga una pastelería y haga ensaimadas.

Al legislativo, que se entere; al gobierno, y al ministro de Justicia, qué, a la gente normal, incluidos votantes del PSOE, lo que les está preocupando demasiado, es lo de que los okupas tienen un muro legal-procedimental, que les protege más que a los propietarios de pisos y locales, que se ven en una indefensión bananera angustiosa, que favorece a la comunista, decrépita como el partido, de la Carmena y le da votos. ¡Código de Napoleón! Eso se arregla en horas veinticuatro, sobre todo, habiendo tantas abogadas del Estado, tantos letrados del consejo de Estado, de las cortes y otras hierbas aromáticas en el gobierno de España.

Se siguen quitando calles, impunemente, a honrosos personajes que ganaron, de calle oiga, la legítima guerra de los 986 días y poniéndoselas a personajes perdedores y entreguistas al comunismo, que sigue sin ser prohibido para la defensa de España y como si nada. Sólo faltan los maquis, el Pernales y el Grimau con costanilla.

A los de siempre, a los comunicadores y creadores de mundos de ficción, opinión, culo fácil y antitrumpistas en su 90%, para el occidente cristiano, que ¡Munich es la palabra española –y que se pronuncia en español- para denominar a München, la capital de Baviera, coño, es el caso de Londres por London, etc…!

¿Cómo van saber historia, si no son capaces de asimilar algo tan fácil?

¡Que no sabemos, como decía don Celestino Tajahuerce, de grata memoria, porque no leemos, Pachi.