Inicio Actualidad Isco y Solari: crisis abierta en el Madrid

Isco y Solari: crisis abierta en el Madrid

Ni la clasificación del Real Madrid para los octavos de final de la Champions, ni el reencuentro del galés Gareth Bale con el gol consiguen esconder lo que ya es una evidencia: la crisis abierta en el vestuario blanco por la falta de sintonía de Isco, uno de los ídolos de la grada, con Solari. El técnico argentino lo había relegado al banquillo en sus cinco primeros encuentros. Y en el sexto, en la competición europea, lo envió a la grada.

Isco se ha convertido en uno de los grandes perjudicados en la nueva etapa del Madrid con Solari al frente, en la que aparecen otros señalados como Ceballos o Marco Asensio. Pero el protagonismo de Isco, bandera del madridismo, ha desaparecido por completo del primera plano desde su intervención de apendicitis a finales de septiembre.

¿Falta de respeto? 

La situación se ha hecho aún más incómoda con las preguntas al técnico sobre la suplencia del jugador andaluz que no viajó con el equipo a Melilla para jugar la Copa, que jugó en Valladolid  tan solo 34 minutos en la segunda mitad, que apenas disputó un cuarto de hora frente al Plzen el de la Champions y volvió a encontrarse en el banquillo en el encuentro frente al Celta (no saltó al campo) y el Eibar, donde jugó 28 minutos en la segunda parte, cuando el marcador reflejaba ya el 3-0 final. Su última aparición en el once blanco fue en el Camp Nou, hace más de un mes.

Según desveló la Cope después del encuentro, el motivo por el que Solari dejó en la grada a Isco fue una falta de respeto que se pudo producir el pasado fin de semana, aunque el técnico optó por hacerle viajar a Roma para que se centrara toda la atención en el futbolista andaluz.

“Decisión puntual”

“Son decisiones puntuales para momentos puntuales. Lo veo como un problema ficticio, no le doy más importancia”, fue la valoración seca de Santiago Solari a los micrófonos de Movistar Plus cuando le cuestionaron después del triunfo madridista sobre el momento complicado que vive Isco.

Lo que es evidente es que el preparador blanco ha contado ya con 20 jugadores como titulares e Isco no ha estado en ninguna de sus alineaciones. Y lo que parece aún más evidente que es que ha cedido el pasado ante otros jugadores que no parecían llamados a tener protagonismo como Valverde, Marcos Llorente o Lucas Vázquez a los que elogió públicamente. “Marcos es un ejemplo. Y Lucas es un trabajador de la banda, es incansable y también un reflejo de cómo se entrena”, apuntó el argentino.

La falta de intensidad en los entrenamientos estaría en la raíz de los problemas entre Isco y Solari, como reconocen algunos jugadores del vestuario blanco, aunque el caso parece que lleva camino de encallarse ya que Isco es un jugador de carácter fuerte, como ha demostrado con algún intercambio de reproches con Solari en la ciudad deportiva de Valdebebas.