‘Jamaica’, el as en la manga de Merkel para formar Gobierno

Las elecciones federales en Alemania dejaron varios hechos insólitos
. Por primera vez en el país desde la época nazi un partido de ultraderecha entraba en el Parlamento
federal como tercera fuerza. La canciller Angela Merkel celebraba una victoria amarga, con su segundo resultado más bajo: un 33 %, 8,5 puntos menos que en 2013. El socialista
Martin Schulz cerraba la puerta a una cuarta edición consecutiva de la Gran Coalición (alianza entre los dos partidos más votados) después de obtener el peor resultado del SPD, con el 20,5% del escrutinio. Y Jamaica cobraba una importancia inusitada en el país.

¿Por qué todos los alemanes hablan de la isla caribeña? Sin su tradicional socio de Gobierno, la líder democristiana se enfrenta a una compleja búsqueda de aliados para lograr un Ejecutivo estable. Y es aquí donde entra en juego Jamaica, que no el país en sí, sino el nombre que recibe la coalición más plausible, aunque nunca antes vista a nivel federal, para que Merkel lidere en mayoría absoluta parlamentaria (de más del 50% del Parlamento): los conservadores CDU/CSU, Los Verdes (8,9%) y los liberales del FDP (10,7%). Sería, así, una alianza de tres colores -negro, verde y amarillo- identificativos de esos partidos, que son iguales a la bandera de este país.

La estabilidad alemana es un valor que peligra en el nuevo Bundestag (cámara baja)

La estabilidad alemana es un valor que peligra en el nuevo Bundestag (cámara baja), no sólo porque se presenta como el más fragmentado de las últimas décadas, ya que por primera vez desde 1953 contará con seis grupos parlamentarios (con la vuelta de FDP y el ingreso de AfD), sino porque a los supuestos socios de Gobierno les separan abismos programáticos. A grandes trazos, mientras Los Verdes representan el ecopacifismo, los liberales se identifican con los intereses de la industria, y a ello se suma la habitual antipatía entre los ecologistas y los conservadores de Baviera.

La candidata de Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, subrayó que a su partido le separan muchas cosas del FPD, como los temas medioambientales y los sociales. La líder de la formación dijo que encara las negociaciones “con tranquilidad” y dejó claro que sus prioridades serán el cambio climático, Europa y la justicia social.

Mientras, el líder del FPD, Christian Lindner, subrayó que su partido está dispuesto a “asumir responsabilidades”, pero que no tiene por qué sumarse obligatoriamente al Gobierno: “No nos dejaremos presionar para entrar a formar parte de un gobierno sólo porque el SPD, por razones tácticas, se pase a la oposición”, declaró, según recoge la agencia Efe. Asimismo, el líder liberal pidió cambios en la política energética alemana y en su postura sobre política fiscal en la zona euro.

De momento, los ecos de ‘Jamaica’ han provocado los primeros efectos en los mercados. Las acciones del fabricante de coches BMW bajaban un 0,2%. Y es que el partido verde pidió en campaña prohibir la venta de coches nuevos con motores de combustión en 2030.

Candidato favorito

No nos dejaremos presionar para entrar a formar parte de un gobierno sólo porque el SPD se pase a la oposición”

Christian Lindner

Líder del FPD

Giro a la derecha

La situación se le complica a Merkel con las disputas acontecidas tras las elecciones dentro de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, después de que sus hermanos bávaros, de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), que afronta elecciones regionales el año viene, pidieran un giro a la derecha para recuperar el millón de votantes perdidos ante el AfD – otros 1,3 millones de electores se fueron en dirección al Partido Liberal.

Los conservadores “tratarán de recuperar el terreno perdido en el espectro político de la derecha. Ir a una coalición en Berlín con los Verdes y el FDP lo dificultará”, vaticinó a la agencia Reuters, el investigador del European Policy Centre, Janis Emmanouilidis.

Katrin Göring-Eckardt, líder del partido de Los Verdes
Katrin Göring-Eckardt, líder del partido de Los Verdes
(AFP)

No obstante, es casi la única baza que se le presenta a Merkel, que ha descartado cualquier alianza con los ultraderechistas de Alternativa para Alemania (AfD) (que obtuvo un 12,6%) o con La Izquierda (9,2%). Todavía, si bien poco probable, podría intentar seducir de nuevo a los socialistas, con quienes la canciller ha dicho que tratará de mantener el diálogo.

Encrucijada para Merkel

Los conservadores tratarán de recuperar el terreno a la derecha. Ir a una coalición con los Verdes y el FDP lo dificultará”

Janis Emmanouilidis

Investigador European Policy Centre

Además de la entrada de los ecologistas en el Gobierno, a los inversores les preocupa la perspectiva de una Merkel más debilitada y liderando una coalición potencialmente inestable (las bolsas europeas abrían con bajadas). Además, los meses de conversaciones que le esperan a la canciller en su lucha por una coalición Jamaica -un reto que Merkel prometió asumir antes de Navidad- son vistos como una posible distracción ante las negociaciones con el Reino Unido sobre su divorcio de la Unión Europea.

De no lograrse la coalición, Merkel podría intentar gobernar en minoría, algo que nunca ha ocurrido en Alemania a escala federal; o convocar nuevas elecciones, aunque es una opción descartada por la canciller, que inicia el camino de la negociación con convicción. “Los votantes nos han dado un mandato, formar Gobierno, y nuestra obligación es ejecutarlo”, sentenció la líder alemana el lunes.

Angela Merkel

Los votantes nos han dado un mandato, formar Gobierno, y nuestra obligación es ejecutarlo”

Loading...