Inicio Actualidad Jardim se une al casting para ocupar banquillo del Real Madrid

Jardim se une al casting para ocupar banquillo del Real Madrid

Al casting de posibles entrenadores del Real Madrid se le ha sumado un nuevo nombre: Leonardo Jardim. Técnico portugués, de 44 años, y ex del Mónaco, entre otros, con el que una joven promesa – ya realidad- del fútbol europeo empezó a despuntar, un tal Kylian Mbappé…

Santiago Solari continúa en su periodo de pruebas como entrenador del Real Madrid, mientras en la cúpula blanca se sigue buscando quién es el mejor candidato para tomar las riendas del conjunto blanco de manera definitiva. El técnico argentino se sentará hoy por primera vez en el banquillo del Santiago Bernabéu en calidad de entrenador del primer equipo. Podría ser la primera y la última ya que los blancos no vuelven a jugar en casa hasta el próximo 2 de diciembre. Para entonces ya habrán tenido que tomar una decisión sobre el entrenador definitivo: Solari u otro.

Entre los posibles candidatos aparece Leonardo Jardim, técnico portugués aunque nacido en Venezuela y que ahora está libre tras ser destituido por el Mónaco esta temporada hace poco menos de un mes. El técnico figura en el puesto número 12 en la lista de 50 mejores entrenadores de 2018 publicada esta semana por la revista inglesa Four Four Two.

En su aval, Jardim cuenta con el buen trabajo hecho durante las últimas cuatro campañas con el Mónaco y haber sido el hombre que dio confianza a grandes jugadores entre los que destaca Kylian Mbappé, pero también conocidos de la Liga española como el francés llegado esta temporada al Atlético de Madrid, Lemar. Y es que el luso apuesta por el talento joven e intenta sacar lo mejor de él. Además, es un técnico muy ofensivo, que llevó al Mónaco a las semifinales de la Champions en la temporada 2016/2017 con Mbappé y compañía.

El Real Madrid no sería el único club que se habría interesado en él, pues también se le ha relacionado con el Milan y el Sporting de Portugal, club en el que ya pasó una temporada, dejando al equipo en el segundo puesto de la Liga portuguesa.