Inicio Actualidad «José viene ahora»: Koldo comunicó a Cueto que se iba a reunir...

«José viene ahora»: Koldo comunicó a Cueto que se iba a reunir con Ábalos en la marisquería La Chalana

– ¿Y le vas a poder decir alguna cosa antes de salir?

– Sí, sí… Mañana sí… Una de las cosas es esa.

– Vale, bueno, mañana con lo que sea me llamas y me dice porque mañana justo estoy de viaje y no vengo hasta el jueves por la tarde ¿vale?

Esta conversación entre Koldo García Izaguirre y el empresario Juan Carlos Cueto, interceptada el pasado 9 de enero, resulta fundamental a los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil para ubicar a Ábalos en la cima de la trama de la Operación Delorme.

Unido a los seguimientos realizados por los investigadores a los distintos detenidos, sirve para constatar que el exministro de Transportes no coincidió por casualidad con quien fuera su mano derecha al día siguiente en el restaurante La Chalana.


La Guardia Civil cree que el encuentro entre Koldo y Ábalos no fue fortuito

En ese momento Koldo estaba llevando a cabo gestiones, a instancias de otros miembros de esta organización, para que no prosperase la reclamación del gobierno de Baleares sobre las mascarillas defectuosas adquiridas a la trama por el gobierno de Francina Armengol en 2020.

Koldo buscaba actuar a través de dos personas distintas. La observación de las comunicaciones y la actividad operativa realizada por la UCO permitieron concluir que estos «intermediarios» serían José Luis Ábalos y Jacobo Pombo, un lobbista que la trama atrajo hacia sí.

A pesar de que los socialistas de Francina Armengol conocían desde junio de 2020 que habían sido estafados, no fue hasta después de saber que perdían el Govern cuando reclamaron la indemnización de 2.626.584 euros a la empresa Soluciones de Gestión y Apoyo a Empresas S.L. por venderles mascarillas defectuosas durante la pandemia. La reclamación hecha in extremis por Armengol se mantuvo tras la toma de posesión de Marga Prohens el pasado 6 de julio de 2023 como presidenta de Baleares. Fue entonces cuando Koldo García trató de utilizar a Pombo para evitar tener que pagar a la administración balear.

La UCO ubica la comunicación interceptada a Koldo y a Cueto el 9 de enero en el marco de esas gestiones. Al día siguiente, se vería con Ábalos en La Chalana, el restaurante de referencia de los integrante de la trama y donde Koldo despachaba con altos cargos de distintos ministerios, tal y como figura en el sumario, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

[La UCO sitúa a un «súper jefe» al que «no se menta por teléfono» por encima de Cueto en la trama Koldo]

Ábalos aseguró en una entrevista en Cuatro que ese día tenía «una cena con otra persona» en el mismo lugar, sin especificar de quién se trataba. El sumario desmiente esa afirmación.

El sumario muestra una conversación casi dos minutos entre Koldo y una mujer, ese mismo día. «Cuando José termine del Congreso irá a tomar un vino conmigo», dice Koldo. Aquel día había pleno en la Cámara Baja, y Ábalos no podía faltar junto al resto de parlamentarios socialistas.

Ese día, como otros muchos, Koldo hizo de La Chalana su particular oficina. Horas antes de que Ábalos llegase al restaurante, el hombre fuerte del exministro de Transportes se sentaba con José Luis Rodríguez García, un subteniente de la Guardia Civil que es otro de los grandes nombres de esta presunta organización criminal que cobró mordidas a cambio de adjudicaciones millonarias a empresas amigas por contratos de la pandemia.

«José viene después»

La Guardia Civil escuchó e interceptó buena parte de aquella conversación.

-«José viene ahora después», le dice Koldo, en referencia a Ábalos.

Los investigadores lo vieron todo. Ábalos llegó a las 21.15 al restaurante. Koldo ya estaba allí, esperándole en un reservado en el que se quedarían hasta las 22.20.

Después, a la salida de la marisquería, fumando un cigarro, la UCO inmortalizaría esa cena con una foto del seguimiento, que ya figura en el sumario de la causa y que desmiente que fuera un encuentro improvisado y casual.

Para la UCO, esa reunión tiene «un especial interés para los hechos investigados» al ligarla «a la conversación telefónica mantenida el día anterior entre Cueto y Koldo en la que Cueto le pedía que antes de que se fuese de viaje a Perú el día 11 de enero de 2024 le dijiste algo a un tercero«.

Es decir, pedirle a Ábalos que presuntamente moviese los hilos para frenar el asunto de Baleares.

El «súper jefe»

La llamada entre P.L., una trabajadora del presidente del Zamora CF, Víctor de Aldama, y el supuesto ‘cerebro’ del ‘caso Koldo’, Juan Carlos Cueto, revela la existencia de fotografías «que no se pueden enseñar» de un presunto intermediario de las empresas suministradoras de material sanitario «con el ministro». La Guardia Civil no aclara a quién se refiere.

Así se desprende del sumario de la causa, en el que se hace alusión a la existencia de un «súper jefe en esta historia». Según la Guardia Civil, se trataría de «una tercera persona» a la que no se habría querido «mentar por teléfono» que no serían ni Cueto, ni Aldama ni Koldo García, exasesor del exministro José Luis Ábalos.

Durante la llamada, la trabajadora «comenta la falta de interés de De Aldama por la inspección». «Y que le dijo en relación a Israel Pilar que Isra no le toque las pelotas porque tiene fotos de él con el súper jefe», a lo que la propia P.L. añadió: «Ya sabe quien es (el) súper jefe en esta historia».

En un punto de esa llamada, según apunta la UCO, se llegó a afirmar: «Hasta en el WhatsApp de Víctor (De Aldama) hay fotos de Israel Pilar que no se pueden enseñar… con el ministro».