JPMorgan aconseja vender bonos españoles por la tensión en Cataluña

El expresident de la Generalitat Artur Mas (c), junto a los dirigentes del PDECAT, en la celebración de la Diada.

El expresident de la Generalitat Artur Mas (c), junto a los dirigentes del PDECAT, en la celebración de la Diada.

El banco estadounidense cree que el referéndum “pone a prueba los límites del orden político y legal en España”.

La prima de riesgo de España (diferencial del coste de sus bonos a diez años frente al alemán) sigue repuntando de forma moderada por la tensión separatista en Cataluña, ya que algunos inversores están reduciendo posiciones en el país antes del referéndum ilegal convocado el 1 de octubre para decidir sobre la independencia de esa región.

Algunos bancos de inversión creen que esa búsqueda de protección va a seguir según se acerque el plebiscito. Por ejemplo, los analistas de renta fija de JPMorgan han recomendado “infraponderar” los bonos públicos españoles “para reflejar el riesgo de más titulares negativos desde Cataluña en las próximas semanas”. A cambio de vender los títulos españoles, la entidad aconseja comprar los de Alemania y Portugal. JPMorgan opina que “el riesgo de independencia de Cataluña sigue siendo remoto”, pero espera mucho “ruido” hasta el 1 de octubre.

En concreto, JPMorgan recomienda vender los bonos españoles con vencimiento en octubre de 2027, invirtiendo una cantidad equivalente en deuda a un plazo similar de Portugal (67%) y Alemania (33%).

La recomendación de los analistas de renta fija es consecuencia de un informe sobre la situación en Cataluña elaborado la semana pasada por Marco Protopapa, economista del banco, donde se advierte de que el referéndum “pone a prueba los límites del orden político y legal en España”. En su opinión, “la incertidumbre sobre Cataluña nunca ha sido mayor” y aunque no se llegue a la secesión, la tensión se va a prolongar. “Existe mucha incertidumbre sobre cómo evolucionará este conflicto, a corto y a medio plazo. Lo que nos parece cierto es que la situación se mantendrá extremadamente tensa durante algún tiempo y pondrá a prueba los límites del actual marco legal y de las relaciones políticas entre los partidos nacionales”.

JPMorgan otorga una baja probabilidad a la celebración del referéndum, ante la ofensiva legal del Gobierno central para frenarlo. Indica que en caso de que se celebre con victoria de los independentistas y haya una posterior declaración unilateral de secesión, “el Gobierno central tendría, en nuestra opinión, que tomar el paso sin precedentes de suspender los poderes regionales de Cataluña y/o invocar la Ley de Seguridad Nacional (introducida en 2015 para afrontar emergencias nacionales, da poderes especiales al presidente para afrontar amenazas”.

Además de las armas del Gobierno para evitar la secesión, JPMorgan recuerda que en este escenario Cataluña se quedaría fuera de la Unión Europea, “lo que tendría un gran coste económico y sufrimiento para la población local”.

Otros bancos también vienen en los últimos días avisando a sus clientes de la situación en Cataluña. Desde Merrill Lynch, sus economistas en Londres indican que el principal castigo se está notando en la Bolsa española, principalmente en los bancos “con fuerte presencia en Cataluña”, como CaixaBank y Sabadell. “No es sorprendente, ya que en caso de una secesión unilateral, la pertenencia al euro y el acceso a la liquidez del BCE podrían estar en peligro”, dice un informe de ese banco de la pasada semana. Merrill no espera que se llegue a ese punto, pero indica que las fuerzas independentistas parecen dispuestas a ir “bastante lejos” en su desobediencia a las leyes y autoridades españolas. “Cuánto más lejos vayan, mayor el choque y mayor la potencial volatilidad para los activos españoles”.

Rubén Segura-Cayuela y Giles Moec, autores de la nota, opinan que el referéndum no tendrá lugar o sus consecuencias no serán inmediatas. Pero la prolongación del conflicto “puede ser un aldabonazo para los inversores. Los mercados españoles se han comportado bien en los últimos años, y muchos han ignorado los retos económicos, estructurales e institucionales que afronta el país -Cataluña es sólo uno de ellos. Los acontecimientos podrían reorientar la atención hacia esos asuntos pendientes, en un momento cuando el crecimiento está empezando a desacelerarse”.

Otros analistas ven la disputa territorial española con menos pesimismo. Es el caso de los de Barclays. “El mercado ha venido desestimando el referéndum catalán como un gran riesgo y estamos de acuerdo con ello. Si el voto tiene lugar, es casi seguro que los pro-independentistas ganarán con una abrumadora mayoría, ya que es razonable asumir que sólo los más partidarios de la secesión votarán en un referéndum ilegal. Pero la participación sería probablemente baja”, indica el banco británico en una nota a sus clientes.

Fuente: Expansión

Loading...