Inicio Actualidad Jueces y fiscales se rebelan contra el nombramiento de Delgado

Jueces y fiscales se rebelan contra el nombramiento de Delgado

La mayoría de las asociaciones de jueces y fiscales se han mostrado muy críticos con el nombramiento de Dolores Delgado como nueva fiscal general del Estado, dado que hasta “anteayer” era ministra de Justicia, algo que consideran que compromete la apariencia de imparcialidad del Ministerio Público. Así lo manifestado la presidenta de la Asociación de Fiscales (AF) –la mayoritaria de la carrera–, Cristina Dexeus, que ha asegurado que es “una manera muy clara de indicar” que el Gobierno quiere tener “sometida” a la Fiscalía.

ESTUPOR

En declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press, Dexeus ha reconocido que la noticia le ha causado “estupor” y que no le parece “adecuado” su designación como la máxima representante del Ministerio Fiscal, ya que ha ejercido un puesto político y esto supone “retorne sin más a la carrera” fiscal. La portavoz de la Unión Progresista de Fiscales (UPF), Teresa Peramato, –asociación de la que era miembro Delgado antes de ser ministra de Justicia– ha reconocido que el nombramiento “puede provocar reticencias”. Sin embargo, en declaraciones a Europa Press, ha destacado que “hay que dar un voto de confianza”, ya que Delgado es consciente de que el fiscal general del Estado es una figura “absolutamente independiente durante su mandato”. Asimismo, para la UPF el hecho de que la nueva fiscal general haya formado parte del anterior Gobierno es algo “positivo”, pues el conocimiento desde la Administración se une a los adquiridos como fiscal, carrera en la que ingresó “hace más de 30 años”. Eso hace que conozca perfectamente los “principios de autonomía, legalidad e imparcialidad” y “reivindicaciones pendientes” del Ministerio Público, ha apuntado. Por su parte, la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales (APIF) afirman que tiene “reservas” con esta propuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya que puede perjudicar a la “imagen de imparcialidad” del Ministerio Fiscal.

CUESTIÓN “BASTANTE EXTRAÑA”

“Es una cuestión bastante extraña que el viernes sea ministra y el lunes fiscal general del Estado”, ha indicado el portavoz de esta asociación, Juan Antonio Frago, quien ha destacado que sobre la causa del ‘procés’ independentista, Delgado hizo una serie de declaraciones públicas que “pueden afectar en su deber de imparcialidad como fiscal general del Estado”. Esta opinión de los fiscales es compartida por alguna asociación de jueces, ya que ven “un poco sorprendente y negativa” la noticia que se ha conocido este lunes, pues “no transmite una imagen buena de imparcialidad” y perjudica a la “credibilidad” de los ciudadanos en la institución y en la Justicia, tal y como ha asegurado el portavoz de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV), Jorge Fernández Vaquero. Según Fernández, que Delgado esté a la cabeza del Ministerio Público cuando “acaba de cesar como ministra” puede “mermar la credibilidad de los fiscales que hacen su trabajo con total objetividad”.

Con todo ello, ha subrayado que no se pone en duda la “valía” y la “capacidad técnica” de Delgado, sino la “procedencia”. Misma consideración sostiene la Asociación Foro Judicial Independiente (FJI), que ha destacado que el problema de esta propuesta es la “confusión” que existe en el Gobierno con los “roles” que desempeñan jueces y fiscales. Así lo ha dicho su presidenta, Concepción Rodríguez, que ha afirmado que una vez más Sánchez ha demostrado no tener en cuenta la “falta de separación de poderes” y ha criticado que no haya consultado a la carrera fiscal para nombrar a la persona que recabe más apoyos de sus miembros. En sentido contrario se ha manifestado el portavoz de Juezas y Jueces para la Democracia (JjpD), Ignacio González Vega, que considera que el hecho de que Delgado haya sido anteriormente ministra no supone “ningún obstáculo” para desempeñar el nuevo cargo. En este sentido, ha destacado su profesionalidad y años de experiencia como fiscal, por lo que ha pedido esperar a “valorar los hechos” una vez comience a desarrollar su función como máxima representante de la Fiscalía.