Juego de Tronos

«Las filias y fobias de las nuevas formaciones son iguales o incluso peores que las de los partidos tradicionales»

Poco a poco se van conformando los tronos de poder de los partidos políticos de la Comunitat Valenciana y todos tienen un denominador común: un poco de «barullo» interno.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se ha hecho con la elección a secretario general del PSPV. Eso sí, con un 42% de voto interno contrario. Los altos cargos socialistas, tanto del Gobierno valenciano como del grupo en les Corts, está vez han jugado a la carta de la “prudencia” y no han decidido alinearse contra el Molt Honorable, cuando si lo hicieron contra el “oficialismo” de Susana Díaz.

Puig, aunque de manera irrisoria -más de 5.000 militantes lo han rechazado como líder de los socialistas valencianos- afianza su liderazgo dentro del partido y todo parece indicar que repetirá como candidato a 2019. Esos mismos datos en Valencia ciudad también reafirman a la actual portavoz municipal, Sandra Gómez, que también se llevó un varapalo importante frente a los “abalistas” que apoyaban a Sánchez. El trono socialista a nivel nacional tiene varios frentes abiertos con sus barones regionales y el caso valenciano parece que también va a abogar por tener más autonomía interna.

La coalición morada del nuevo Estañ también tiene varios frentes abiertos. La “espantada” con raje incluido de su ya exlíder y anterior portavoz municipal, Jordi Peris, indicando que el proyecto de Valencia en Comú y Podemos había fracasado por las luchas internas, evidencia que las “filias y fobias” de las nuevas formaciones son iguales o incluso peores que las de los partidos tradicionales. Recordad, queridos lectores, que estos venían a salvar los cielos. En fin.

Dentro de la “Cooperativa” de partidos (Compromís) los rifirrafes internos son una constante. La vertiente de “Gent de Compromís” siempre demanda su espacio, que no está bien reconocido en la estructura interna del partido. Por otra parte, la vertiente “purista” de la formación, el Bloc Nacionalista, ha descabezado a uno de sus colíderes. El alcoyano Rafa Carbonell ha dejado la Secretaría General con agrias críticas al conseller Marzà y vuelve a su profesión de profesor de un centro concertado, el Colegio la Salle de Alcoi, donde sus propios compañeros de partido han eliminado una línea de bachiller. Agueda Micó se queda ahora con todo el poder interno de la formación nacionalista y jugará como contrapoder de la visibilidad de Mónica Oltra y su formación Iniciativa.

De Ciudadanos y del Partido Popular tendríamos otro artículo para comentar. Pero se puede ver que el Juego de Tronos en las formaciones valencianas está más que interesante. Que continúe el verano.

Loading...