Inicio Actualidad Juicios paralelos y magistrados The Supremos

Juicios paralelos y magistrados The Supremos

Decía el abogado Andreu Van den Eyndeen su primera intervención en el Supremo como defensor de Junqueras y Romeva (visto en los  programas especiales de TV-3 y de La Sexta Al rojo vivo): «La necesidad de juzgarlos a las 24 horas de ser detenidos llevó a una perversión absoluta a través de los medios (de comunicación) de las reglas del juego limpio». O sea, se queja este ilustre letrado de que sus defendidos, nada más ser encarcelados, ya vienen sufriendo el juicio paralelo y el veredicto de los medios de comunicación. La llamada condena del telediario, para decirlo más clarito. Tiene razón. Juicio paralelo lo ha habido desde que entraron en prisión. Pero desde un punto de vista televisivo este juicio paralelo ha tenido dos veredictos. Según el canal que sintonizamos, la setencia es distinta.

En Intereconomía TV se esmeran en sacar continuamente a Vox –o sea, la acusación particular–, comenzando por Abascal y siguiendo con compañeros de prietas las filas. Condenan a los presos cada noche. Y una corte de opinadores celebran la sentencia con gran alegría. En este primer día de juicio, en una edición especial, una matinée, de El gato al agua, por ejemplo, la sentencia, decía: «Vox llevará a los traidores golpistas, ¡del Supremo a la carcel!». Es de agradecer que se hayan refrenado y no hayan añadido «¡y al garrote vil!».

El juicio paralelo que se ve en TV-3 es distinto. Ahí vienen convocando, sistematicamente, a los defensores de los presos, Pina, Melero, Van den Eynde, Molins, Roig, Arderiu, Bergés… Creo que todos han pasado por FAQS y por distintos programas de San Joan Despí. También los defensores de los exiliados/fugados, los letrados Boyé, Anwar, Bekaert, Salellas, Peter, Cuevillas… ¡Ah! La versión de un acusador, y la de un defensor, impacta en la audiencia de forma bien distinta. De eso se trata. Cada canal crea su microclima para subyugar y crear el prejuicio. O sea, juicios paralelos en estado puro.

En vista de que la tele se sigue erigiendo como la gran sucedánea dispensadora de Justicia, en casa preferimos la versión de Polònia. El otro día nos hicieron una sarcástica parodia musical: los jueces del Supremo, en plan The Supremos, cantaban «Un año y medio en prisión preventiva es normal, así lo hacen en Turquía o Senegal». ¡Ah! Abonan el microclima que ha creado TV-3, es evidente. Pero al menos nos hemos reído.