Ken Loach: “No veo claro el programa social del independentismo”

16

Hacía más de 20 años que Ken Loach no estaba en Barcelona, concretamente desde 1995, cuando rodó ‘Tierra y libertad’. Ha vuelto a la ciudad para presentar la retrospectiva de 16 películas que le dedica la Filmoteca de Catalunya. Loach, uno de los nueve cineastas que han obtenido en dos ocasiones la Palma de Oro de Cannes –por ‘El viento que agita la cebada’ en 2006 y por  ‘Yo, Daniel Blake’ 10 años después–, no rehuyó las preguntas, que aseguró que ya esperaba que le harían, sobre la situación política entre Catalunya y España.

“Tengo la sensación de estar entrando en un campo de minas”, dijo de inicio. “Desde fuera, intentamos descubrir cuál es el programa social del independentismo y no acabamos de verlo claro. Los intereses de la clase trabajadora son los mismos en Catalunya, España y Europa. No sabemos con exactitud cuál es la conexión entre el movimiento independentista y estos intereses”.

Para el director británico, que ha tratado entre otras cuestiones el tema irlandés y la guerra civil española, lo prioritario al hacer sus películas es “identificar los intereses de la clase trabajadora y si esos intereses están defendidos o atacados”. Y añade: “Me gustaría saber el interés de la clase trabajadora por lo que respecta a la independencia”.

Diferencias entre cine y periodismo

Antes que la independencia, en su guión programático como cineasta de izquierdas está el análisis de clase. Preguntado de nuevo sobre el tema catalán, y cual sería una visión cinematográfica del conflicto, Loach marcó diferencias entre cine y periodismo: “El periodista registra lo que pasa en la calle, la historia tal como ocurre. El periodismo es el primer borrador de la Historia. Los que hacemos películas tenemos un papel diferente. Intentamos ver la esencia del conflicto, y eso solo se puede en retrospectiva. Quizás hacemos el segundo borrador de la historia”.

El director de ‘Riff Raff’, ‘Lloviendo piedras’ y ‘Mi nombre es Joe’ representa el idealismo de un cine de izquierdas posiblemente superado por las circunstancias, menos influyente de lo que debería ser. Pero para Loach, “acepto que la izquierda puede parecer frágil en muchos sitios, pero la rabia y la insatisfacción están creciendo. Los socialdemócratas en Inglaterra han hecho un salto hacia la izquierda si lo comparamos con la etapa de Tony Blair”. Y sentencias entre risas: “Quizás el resto de Europa debería fijarse ahora en nosotros”.

El optimismo por una nueva revuelta de la izquierda airada no le hace perder el mundo de vista. Tiene una visión pesimista de la sociedad actual. “Las grandes empresas solo buscan el mejor beneficio”, y expone un caso concreto: “En Inglaterra, cuando un niño no tiene padre ni madre lo llevan a un hogar de acogida. Dos terceras partes de esta gestión la hacen empresas privadas que obtienen beneficio de esta vulnerabilidad, y sus ingresos van a cuentas bancarias suizas sin pagar impuestos. Es un ejemplo de hasta que punto está corrompido el sistema”.