La Agencia Europea del Medicamento no debe ir a Cataluña

Sede actual en Londres de la Agencia Europea del Medicamento

Sede actual en Londres de la Agencia Europea del Medicamento

AD.- Casi un tercio del Congreso de los diputados mostró hoy carteles a favor de los sediciosos Sánchez y Cuixart, a los que se definía como “presos políticos”. Las patéticas recriminaciones de la presidenta de la Cámara, la gallega Ana Pastor, no lograron el objetivo disuasorio deseado. Ayer, PP, PSOE, la extrema izquierda y los grupos separatistas coincidieron al rechazar una propuesta del diputado de Ciudadanos, Toni Cantó, para combatir el adoctrinamiento ideológico en los colegios catalanes. Cada minuto se hace más palpable la disposición del Gobierno a hacer borrón y cuenta nueva si Puigdemont se aviene a unas elecciones autonómicas. Se nos presentan estos  casos como una prueba más del estado de insurrección institucional contra el pueblo español. El Congreso, lejos de representar la voz de la soberanía popular, se ha convertido en el principal foco del alzamiento de la casta política contra España. Una vez más, le toca a la población de a pie retomar la larga tradición española de responder a los enemigos de la patria frente a la traición y la cobardía de quienes estarían obligados a hacerlo. Como hicieron los numantinos contra Roma en el año 151 a.C. Como los cristianos contra los almohades en 1212. Como el pueblo llano contra Esquilache  en 1766. Como los héroes de Bailén contra las tropas de Napoleón en 1808. Como media España contra el comunismo en 1936.

AD defiende la exigencia de un boicot económico permanente contra los intereses económicos de Cataluña como la más eficiente arma combativa contra los separatistas catalanes y sus cómplices sociales y empresariales. Si ellos llevan años pretendiendo degradar la imagen de España dentro y fuera, insultando permanentemente y vejando al resto de los españoles y sus símbolos nacionales, promoviendo contra ellos un odio inmarcesible e imperecedero, recurramos nosotros al boicot económico contra una sociedad que mayoritariamente ha sustituido su alma por una caja registradora. Las intenciones de los políticos separatistas nunca fueron oblicuas. Por ello culpamos también a los empresarios catalanes de haber renunciado siempre a la tarea de defender los principios que hoy esgrimen para justificar su salida de Cataluña. Les culpamos de haber hecho oídos sordos durante años a los miles de catalanes no nacionalistas que han sido víctimas del totalitarismo separatista en sus múltiples manifestaciones. El futuro de España está condicionado indefectiblemente a la forma como acometamos la gran tarea de convertir Cataluña en un erial económico, de tal suerte que logre modificar, mediante hechos, la realidad cotidiana de miles de separatistas catalanes y, con ella, la percepción que cada día tengan de que el precio de su desafío a los españoles les ha salido demasiado caro.

Por otra parte, reprochamos al Gobierno de Rajoy que siga tutelando los intereses del separatismo catalán en instancias internacionales. No se entiende que el Gobierno se decantara por la candidatura de Barcelona y desechara la de Málaga para ser sede de la Agencia Europea del Medicamento -una vez que esta abandone Londres tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

El favoritismo del Gobierno hacia Cataluña, en medio del golpe de Estado de los separatistas, no tiene excusa posible. Con ello se les da a entender que la insurrección golpista tiene premio. Y lo que es peor aún, se está lanzando el mensaje, a otras zonas de España, de que su desarrollo debe estar a expensas del permanente chantaje político de los separatistas catalanes a cambio de beneficios que mitiguen su insaciable voracidad económica.

Unos 900 funcionarios

La Agencia Europea del Medicamento, con sede en Londres, se creó en 1995 por la Unión Europea. En la actualidad cuenta con unos 900 funcionarios y organiza eventos que atraen a más de 36.000 personas anuales a su centro de acción. Entre sus funciones figuran la aprobación, el control y la seguridad de los medicamentos, así como la coordinación y colaboración de innovación e investigación junto a la industria farmacéutica.

La Generalitat abrirá hoy un pequeño paréntesis en su guerra independentista contra el Estado y acudirá a Bruselas a defender, junto al Gobierno de España, la candidatura de Barcelona para albergar la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés). A última hora, y tras especularse que no habría representación política, sólo técnica del Govern, el conseller catalán de Salud, Antoni Comín, confirmó su presencia en el acto de presentación en sociedad de la sede barcelonesa, que mantiene serias opciones para ser elegida el día 20 de noviembre como sustituta de Londres, tras el Brexit.

El Gobierno de España y la Generalitat llevan meses preparando esta importante candidatura, que esta tarde celebrará su bautismo oficial en un acto presidido por la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, en la Representación Permanente de España ante la UE, en la capital belga. El Ayuntamiento de Barcelona enviará a su primer teniente de alcalde, el socialista Jaume Collboni. Al evento, que ya tuvo que ser aplazado en septiembre en pleno estallido separatista en Cataluña, están invitadas las instituciones europeas, embajadores de los Estados miembros, técnicos y expertos del ámbito farmacéutico europeo.

Aunque la decisión de dónde recalará la agencia se basa en criterios técnicos, nadie obvia el papel clave que juega la diplomacia. Mientras algunas voces apuntan a que la crisis en Cataluña podría malograr la candidatura de Barcelona -Ámsterdam despunta como la primera opción en las quinielas-, fuentes políticas deslizan que, al contrario, la Unión Europea podría querer apostar por España, precisamente como espaldarazo.

Había serias dudas de que la Generalitat -que ayer decretó la suspensión de la actividad institucional por las detenciones de los dirigentes de ANC y Omnium- fuera a enviar a una delegación política, torpedeando así las opciones. Finalmente, no ha sido así y acudirá el consejero Comín, que ha mantenido en estos meses una colaboración estrecha y leal con el Ministerio y el Ayuntamiento para que Barcelona sea la sede donde se reubica la Agencia Europea del Medicamento.

AD pide a los lectores que se movilicen en las redes sociales contra la candidatura de la capital catalana, que apoya el Gobierno del PP, para acoger la sede de la Agencia Europea del Medicamento.

Loading...