Inicio Actualidad La alcaldesa socialista de Motril se rebela contra el Gobierno: no permitirá...

La alcaldesa socialista de Motril se rebela contra el Gobierno: no permitirá convertir un cuartel militar en un CIE

El Ayuntamiento de Motril (Granada) gobernado por el PSOE se ha rebelado contra la decisión del Gobierno, adoptada este viernes en el Consejo de Ministros, de convertir el Acuartelamiento del Escuadrón de Vigilancia Aérea (EVA-9) en un Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE), una postura municipal que ya mantuvo cuando el anterior Gobierno planteó un proyecto similar en este enclave.

En una nota de prensa, la alcaldesa motrileña, Flor Almón (PSOE), y el teniente de alcalde de Urbanismo, Antonio Escámez (andalucista), han señalado que, con Gobierno del PP, dejaron “muy claro” que no iban “a permitir la construcción de un CIE en Motril”, y que mantienen esta posición, que no van a “variar”.

El Consistorio “ha tenido claro desde el primer momento que no quería que se hiciera ningún centro de inmigrantes en el EVA-9 y ha tenido siempre en cuenta la opinión de los vecinos”, han señalado Almón y Escámez en un mensaje con el que han querido “tranquilizar” a la población, en base a “una decisión respaldada por la totalidad de concejales y grupos políticos”.

Han informado además de que van a volver a trasladar a Interior la decisión de la Corporación Local y se han mostrado confiados en que esta instalación “se recupere para uso público”, como recoge el Plan General de Ordenación Urbana de Motril, y que se revierta a la ciudad costera de Granada.

En la rueda de prensa del Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha explicado, en relación al proyecto del EVA-9 de Motril, se trata de un acuerdo por el que se toma razón de la declaración de emergencia para la realización de “determinadas obras y suministros necesarios” para la adecuación de las antiguas dependencias de este acuartelamiento militar para el alojamiento de inmigrantes.

Asociaciones de este municipio granadino se manifestaron el pasado mes de mayo contra la posibilidad de que “este edificio se convierta en un Centro de Internamiento de Extranjeros, Centro de Gestión de Emergencias o cualquier otra denominación que le puedan dar”, al tiempo que defendían que se dedicase a equipamiento educativo.