Inicio Actualidad La AVT carga contra EH Bildu: autoritarismo es matar a bocajarro por...

La AVT carga contra EH Bildu: autoritarismo es matar a bocajarro por la espalda

La Asociación de Víctimas del Terrorismo pide que se les “aísle políticamente hasta que condenen la violencia de ETA y reconozcan que no tuvo ninguna justificación”

“EH Bildu no puede ser tratado como un interlocutor político más”. La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) exige que se les “aísle políticamente hasta que condenen la violencia de ETA y reconozcan que no tuvo ninguna justificación”. Y es que, a su juicio, la intervención durante la investidura de su portavoz en el Congreso, Mertxe Aizpurua, muestran un relato distorsionado de la realidad.

Publicidad

Y por esa “verdad del relato”, la AVT ha hecho público un vídeo en el que aparece la propia Aizpurua acusando de autoritarismo al Estado español. En concreto, afirma que España es “un Estado en el que existe una cultura muy enraizada de aplicar recetas autoritarias”. Y es aquí donde las víctimas del terrorismo señalan que una receta autoritaria fue “matar a bocajarro y por la espalda» al funcionario de prisiones Ángel Jesús Mota, como hizo ETA en marzo de 1990. La madre de este funcionario de prisiones, Genoveva Iglesias, recuerda angustiada ese día, el momento en que subió a ver a su hijo: “Yo pensaba que estaba vivo… pero no».

Y de recetas autoritarias a las advertencias. La portavoz de EH Bildu avisó también al recién investido presidente Pedro Sánchez de que medirán las decisiones que se adopten, no las intenciones ni las palabras. Advertencia que bien podría recordar, según la AVT, a las extorsiones de la banda a los empresarios vascos.

Gerardo Arín, hijo del empresario vasco extorsionado y asesinado por ETA, Patxi Arín, recuerda cómo su padre siempre dijo que se “negaría a pagar el impuesto revolucionario porque ese dinero era para financiar los asesinatos de otras personas». Con un nudo en la garganta relata el día en que la Guardia Civil de Tolosa se puso en contacto con él y le preguntó si era hijo de Patxi Arín, le apartaron y le comunicaron que a su padre «le habían pegado un tiro en la nuca”. EH Bildu nunca condenó este suceso.