La calle Alcalá tendrá un solo carril por sentido entre Ventas y Ciudad Lineal

El proyecto, cuyas obras empezarán después del verano, sigue el modelo de la semipeatonalización de la Gran Vía

La zona norte de la calle de Alcalá, entre Ventas y el límite con el distrito de Ciudad Lineal, tendrá un solo carril por sentido para la circulación del vehículo privado. Así lo han avanzado esta mañana el edil de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, y la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, durante un desayuno informativo para detallar las acciones relacionadas con la movilidad ciclista en el Plan A de Calidad de Aire. En el ejercicio 2017-2018 también se habilitarán dos carriles bici en el Parque Lineal de Madrid Río y en el Camino de Vinateros.

La actuación en la calle de Alcalá copia el modelo de la semipeatonalización de la Gran Vía. Se eliminará un carril por sentido y se instalará uno para el autobús y otro para las bicicletas en dirección de subida, en la zona más empinada, además de ensanchar las aceras. No obstante, en el tramo del barrio de Quintana, la circulación será aún más restringida, ya que el tráfico privado y el transporte público compartirán los únicos dos carriles habilitados. En la conexión con la M-30 en Ventas, sin embargo, de nuevo se amplía el paso de vehículos.

Si bien el plazo de ejecución se alargará durante los años 2017 y 2018, se prevé que las obras puedan comenzar después del verano. Calvo ha detallado que estas arrancarán en «octubre o noviembre» porque esta actuación se hace a cargo de las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS). En este momento el proyecto está en fase de redacción y en un mes aproximadamente saldrá a licitación.

Invertir la pirámide del tráfico

José Manuel Calvo ha asegurado esta mañana que todas estas actuaciones previstas en el Plan A están encaminadas a «invertir la pirámide del tráfico», que consiste en quitar protagonismo al coche para situar al peatón y la bicicleta como ejes fundamentales del modelo de movilidad en la ciudad. «Tenemos que cambiar el modelo existente, que es de los años 80, que pensaba que para reducir los atascos había que ampliar los carriles», ha declarado el edil de Urbanismo. Sabanés ha apuntalado este discurso y ha asegurado que la actuación del Ayuntamiento supone «un cambio sustancial y estructural»; «Es una nueva cultura de movilidad», ha añadido. El Plan, más allá de las ejecuciones a corto plazo, tiene como horizonte más amplio el año 2030.

Loading...