La Cámara de Comercio de EEUU sobre la fuga de empresas de Cataluña: “No ha pasado nunca en la historia”

2

Más de 3.300 empresas han salido de Cataluña desde el pasado 1 de octubre. El procés ha provocado que miles de compañías desfilaran a otras regiones de España como consecuencia de la inestabilidad política. Un fenómeno que “no habría pasado “nunca en la historia de la humanidad”, además de ser un proceso irreversible para muchas de ellas.

Así lo ha asegurado el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en el país, Jaime Malet, quien criticó la “frivolidad” en la que se mueve este debate político, algo que, para él, es un tema “enormemente serio” y, sin embargo,” hay gente que dice que la salida de 3.300 empresas no tiene importancia, pero esto no ha pasado nunca en la historia de la humanidad”.

Malet ha advertido de que además, es una operación sin retorno en la mayoría de los casos. “Muchas de estas empresas no van a volver”, puesto que el lugar en el que una empresa ubica su sede social es “donde tiene que montar su negocio”, a no ser que “en el largo plazo se cometa un fraude de ley”.

Escotet (Abanca): “Que impere la ley”

Por su parte, el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, calificó de “lamentable” que se haya tenido que recurrir a las instancias legales para resolver un problema “meramente político”, aunque afirmó que los últimos síntomas de “revuelo social”, trasladando el problema a la calle con distintos “disturbios”, podrían tener “alguna consecuencia” y, por ello, espera que “se imponga el imperio de la ley”.

Enmarcado en este mismo debate, el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, declaró que “negar la importancia” del cambio de sedes sociales es “absurdo”. “Tenemos que poner en evidencia la gravedad del asunto, como la salida de capitales, y hay que hacer todo lo posible para que estas empresas vuelvan”, añadió.

El vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Pablo Lázaro, también asistente al acto, diferenció entre la importancia del domicilio fiscal y del social, aunque aseguró que si “este entorno se mantiene”, duda que haya empresas internacionales que “decidan realizar sus inversiones en Cataluña”.