Inicio Actualidad La canalla roja está fuera de control: vandalizan la estatua de fray...

La canalla roja está fuera de control: vandalizan la estatua de fray Junípero Serra en Palma escribiendo con pintura la palabra «racista»

La estatua vandalizada de fray Junípero Serra en Palma. – Imagen cedida por Mallorca Press

La estatua de fray Junípero Serra ubicada en Palma de Mallorca ha sido víctima de un acto vandálico en la madrugada de este lunes. En concreto, alguien ha escrito con pintura roja la palabra «racista» en su base de piedra. La pintura ha salpicado, además, la propia escultura de bronce, en donde aparece la figura del santo mallorquín acompañada por la de un nativo de las tierras de California, que evangelizó en el siglo XVIII.

El suceso ocurrido ahora en la capital balear ha tenido lugar después de que el pasado fin de semana hayan sido derribadas sendas estatuas de fray Junípero en Estados Unidos, una el viernes en San Francisco y la otra el sábado en Los Ángeles.

Se da la circunstancia de que la canonización de esta figura clave del catolicismo español se produjo el 23 de septiembre de 2015 en el propio país norteamericano, en la Basílica Inmaculada Concepción de Washington. El Papa Francisco, que presidió la ceremonia, recalcó entonces que el llamado «apóstol de California» siempre buscó «defender la dignidad de la comunidad nativa».

En el centro histórico

Por lo que respecta a la escultura vandalizada esta madrugada, se encuentra situada junto a la entrada de la Basílica de Sant Francesc y del colegio del mismo nombre, en el centro histórico de Palma. Cabe recordar que fray Junípero, nacido en el municipio mallorquín de Petra en 1713, era un fraile franciscano. La figura del santo isleño es especialmente querida en Mallorca, por lo que en estos momentos se desconoce aún quién o quiénes pueden haber causado el daño citado en la estatua dedicada a su memoria.

Imagen cedida por Mallorca Press

Con anterioridad a ese ataque y sin ninguna relación con el mismo, la edil de Justicia Social, Feminismo y LGTBI del Ayuntamiento de Palma, Sonia Vivas, de Unidas Podemos, había afirmado ayer en su cuenta oficial de Twitter que «las ciudades hablan mediante los nombres de sus calles, monumentos y estatuas. Cuentan una historia política de élites y oligarquías. Los habitantes toman la palabra en San Francisco y tiran la estatua de Junípero Serra. En Palma, pacíficamente, debería ser igual».

Cabe recordar que en el consistorio de Palma gobierna en el presente mandato un tripartito conformado por el PSOE, Unidas Podemos y la formación ecosoberanista MÉS. El alcalde de la ciudad es el socialista José Hila. En la oposición se encuentran el PP, Vox y Cs.

Valoraciones políticas

El alcalde palmesano se ha pronunciado este lunes sobre la opinión expresada por la citada regidora de Unidas Podemos, que forma parte del equipo de gobierno municipal tripartito. «Es un tuit personal, una opinión personal, que todo el mundo puede hacer en su vida, pero no es una opinión del equipo de gobierno, pues no se ha discutido nunca ni se ha planteado nunca», ha indicado Hila a preguntas de los medios, para añadir: «Por tanto, el equipo de gobierno no apoya este tema, más allá de que cada uno en su vida personal puede hacer y decir lo que quiera, pero no es una opinión del equipo de gobierno».

En ese contexto, fuentes oficiales del consistorio de la capital balear han señalado que la Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado (Emaya) limpiará lo antes posible la estatua de fray Junípero, una vez que se haya hablado ya con el cronista municipal y con los técnicos de Emaya acerca del mejor modo de retirar la pintura del monumento sin dañarlo en ningún sentido.

Imagen cedida por Mallorca Press

Desde la oposición, se han sucedido las valoraciones políticas críticas. Así, el portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Palma, Fulgencio Coll, ha condenado «enérgicamente» los «ataques a fray Junípero Serra» y ha exigido la «limpieza inmediata de las pintadas con insultos a su figura». En esa misma línea, el portavoz de Vox en el Parlamento balear, Jorge Campos, ha criticado las declaraciones de la mencionada edil de Unidas Podemos, que obedecerían a un «analfabetismo sectario sin precedentes» y también a «una especie de antirracismo de alpargata». Esta formación ha registrado esta mañana en la Cámara regional y en el Consell de Mallorca una propuesta de declaración institucional en reconocimiento de fray Junípero Serra.

Condena generalizada

Por su parte, el portavoz de Cs en el Parlamento autonómico, Marc Pérez-Ribas, ha denunciado también el acto vandálico vivido este lunes en Palma. «Lamentamos profundamente que se haya llevado a cabo este acto fuera de lugar contra un símbolo universal de nuestras islas», ha afirmado. «No podemos ni debemos permanecer impasibles ante el sectarismo», ha destacado a continuación. Las críticas han venido, incluso, desde uno de los partidos que forman parte del Govern que preside la socialista Francina Armengol, MÉS per Mallorca. Así, el portavoz de los ecosoberanistas mallorquines, Miquel Ensenyat, ha indicado que es necesario «contextualizar» siempre y que se tiene que revisar el pasado «desde una perspectiva histórica respetuosa».

Desde el PP balear, su secretario general, Toni Fuster, ha condenado «enérgicamente» el acto vandálico contra la estatua de fray Junípero en Palma, así como el «silencio» y la «falta de contundencia» de Armengol y de Hila ante «las consecuencias que ha tenido el llamamiento hecho ayer por la concejal Sonia Vivas, quien alentó a los ciudadanos de Palma a trasladar a la plaza de Sant Francesc, donde se encuentra la imagen del religioso mallorquín, las acciones contra la memoria de Serra que tienen lugar en la ciudad californiana de San Francisco».

Por último, el Obispado de Mallorca ha emitido un comunicado en el que «lamenta y condena» que «un movimiento internacional renovado para sanar recuerdos y corregir las injusticias del racismo» haya sido «secuestrado por algunos en un movimiento de violencia, saqueos y vandalismo». En ese sentido, «el derribo de imágenes de San Junípero Serra en diferentes lugares de Estados Unidos» o «el acto vandálico» contra la estatua situada en Palma se han convertido «en el último ejemplo» de esa situación.