La cara feminista de las FARC

35
Publicado 27/08/2017 8:29:07CET

   BOGOTÁ, 27 Ago. (Notimérica) –

   “Las FACR-EP también tiene rostro de mujer”, reza el encabezado de la página oficial de ‘Mujeres Farianas’, el colectivo que agrupa a las mujeres de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), quienes han presentado un documento en el que desarrollan cuál será la posición de la mujer en el partido político que la guerrilla pondrá en marcha el próximo 1 de septiembre.

   En ‘Tesis de mujer y género para el congreso constitutivo del partido’, las FARC han determinado cual será su ruta a seguir tanto en políticas feministas como en el papel de la mujer en la organización, para adaptarse desde esta nueva perspectiva a la vida civil.

   En esto documento las mujeres farianas aportan su perspectiva de género al ideario del nuevo partido, partiendo de la premisa de que son “sujetas políticas en iguales condiciones, oportunidades y capacidades que los hombres” y de la necesidad de luchar por la igualdad entre hombres y mujeres y en contra de los roles sociales tradicionales.

   Así mismo, reconocen a la mujer como la gran perjudicada del conflicto armado, y diagnostican la necesidad de eliminar los roles patriarcales que, en este caso, suponen un yugo tanto para mujeres como hombres. Mencionan también la necesidad de trabajar para la inclusión de todas las orientaciones sexuales y de género.

EL FEMINISMO DE LAS FARC

   El lineamiento político del partido girará en torno a la “concepción revolucionaria de los feminismos“, entendiendo este como “una corriente de pensamiento y acción que busca eliminar todas las prácticas orientadas a mantener el orden social patriarcal que a su vez sostiene la desigualdad en el sistema capitalista en el que las mujeres son excluidas, discriminadas, subordinadas y violentadas”, lo que también incluye derechos sexuales y sobre el propio cuerpo.

   La lucha feminista irá ligada a la lucha contra el capitalismo que, tal y como exponen las mujeres farianas ha supuesto una “trampa ideológica” para las mujeres, sometidas a exigencias reproductivas y discriminadas. También está vinculado a la lucha de clases, debido a la discriminación extra a la que se enfrentan las mujeres de clase baja.

   “Se entiende que no hay liberación posible de las mujeres sin la eliminación de la dominación de clase, pero a su vez, no hay posibilidad de emancipación humana, sin el reconocimiento a plenitud de los derechos de las mujeres y de su papel histórico y revolucionario”, puntualiza el documento.

   Por otro lado, la ideología de las FARC será contraria al patriarcado, es decir “la organización social histórica que pone a los varones y a lo masculino como eje central de las relaciones y de las instituciones sociales“. El sistema patriarcal es observado por las FARC como un modo de opresión del cual se vale el capitalismo. En su lugar, la vertiente feminista de las FARC se centrará en impulsar la solidaridad”.

   En cuanto a la relación del feminismo con lo masculino, las FARC apostarán por transformar la identidad de los hombres, basándola en “relaciones de igualdad con las mujeres”, con lo que se construirá una “masculinidad nueva y contrahegemónica”, que escape a su vez de los roles que el patriarcado impone al hombre.

   Las FARC han acuñado también, como parte de su ideario, el término “empoderamiento colectivo”, con el que se refieren a los “procesos de lucha conjunta por la emancipación y la participación femenina en espacios públicos”, contrapuesto a “empoderamiento”, un término feminista que consideran liberal. Para alcanzar esta meta, valoran la opción de la instalación de cuotas, al menos de forma transitoria.

   Además, el proyecto feminista de las FARC no solo contemplará la lucha por la igualdad real entre hombres y mujeres, sino por la inclusión y el reconocimiento de identidades de género diversas así como orientaciones sexuales.

ORGANIZACIÓN INTERNA

   Con respecto al papel de la mujer en la organización interna del nuevo partido, la ejecutiva creará un departamento de ‘Mujer y Género’ y estudiará la posibilidad de crear un organismo formado por las mujeres militantes. El objetivo de este departamento será el de garantizar que el ideario del partido incluya la perspectiva feminista y LGTBI como un pilar fundamental.

   “Al interior del nuevo partido elevaremos al máximo la vigilancia para prevenir cualquier tipo de violencia contra las mujeres, personas con orientaciones sexuales diversas y construcciones identitarias, el irrespeto hacia ellas, su discriminación o cualquier forma de chantaje o presión por parte de la militancia y su dirigencia”, incluye el documento.

   Además, el departamento de Género estará encargado de seguir las agendas de las organizaciones de mujeres del país, haciéndose eco de sus reivindicaciones y protestes y funcionará como un órgano de participación activa para mujeres y colectivos, un ágora en el que conseguir canalizar sus demandas hacia la agenda pública.

   Por otro lado, atenderá aspectos reproductivos, brindando “herramientas de feminismo militante desde la maternidad y paternidad alternativa y las pautas de crianza desde un enfoque emancipatorio y revolucionario que propenda por eliminar los imaginarios de la familia nuclear y los roles de cuidado, establecidos para las mujeres”.

   La perspectiva de género que las FARC aportarán a la vida política a través de la creación de un nuevo partido, no solo estará basada en mejoras legales y políticas, sino en promover un cambio social y cultural que elimine los rígidos roles de género que imperan en Colombia y consiga reducir al mínimo la violencia contra las mujeres y los miembros del colectivo LGTBI, una empresa ambiciosa que se iniciará el 1 de septiembre.