Inicio Actualidad La castuza política mira con recelo el voto al alza de la...

La castuza política mira con recelo el voto al alza de la España vaciada: Partido Popular, PSOE y Vox, principales damnificados

Los partidos miran, inevitablemente, a las próximas elecciones generales del 2023 y una de las preocupaciones que se va haciendo más latente en sus filas es el mapa electoral que puede dibujarse en el Congreso tras la aparición de los partidos de la denominada España vaciada. La irrupción de estas agrupaciones arrojaría aún más dificultad a la hora de establecer alianzas parlamentarias en la Cámara Baja y sacar adelante votaciones clave como los Presupuestos Generales del Estado.

Los, al menos, 160 colectivos, que el pasado 17 de septiembre acordaron crear una herramienta electoral para maximizar sus esfuerzos en unas hipotéticas futuras elecciones, representan en total a una treintena de provincias y doce comunidades autónomas, y siguen sumando posibles futuros miembros por toda España.

Algunas de estas ya cuentan con una base suficientemente sólida para concurrir a elecciones, como es el caso de Soria (Soria ¡YA!), Jaén (Levanta Jaén), Cuenca (Cuenca Ahora), Aragón (Aragón Existe), Segovia (Segovia Existe), Milana Bonita (Extremadura), Burgos (Burgos Enraíza), y León (León Ruge). Tanto es así, que la semana pasada una encuesta de Electomanía otorgaba hasta ocho escaños al conjunto de estas plataformas. «Nos ha sorprendido gratamente», admite Antonio Saz, coordinador del nuevo modelo de desarrollo de las zonas despobladas del movimiento de la España Vaciada. «Nosotros queremos tener una fórmula ya registrada para que cualquier persona de las plataformas que quiera dar ese paso pueda hacerlo en marzo del 2022».

El mejor ejemplo de la influencia que se puede llegar a ejercer en el tablero político con un solo diputado es Teruel Existe de Tomás Guitarte, determinante en algunas de las decisiones importantes adoptadas en el hemiciclo durante la última legislatura.

Tiempo de «discusión»

Desde el propio Teruel Existe apuntan a que en la reunión mantenida hace ya tres semanas por todas estas agrupaciones se puso de manifiesto su firme voluntad de crear una herramienta política con la que aunar esfuerzos, y que lo que ahora toca, con tiempo suficiente por delante antes de la próxima cita electoral a nivel nacional, es «discutir, conversar y estudiar la mejor manera de proceder».

«Siempre habría temas transversales a todas las provincias que permitirían articular un tipo de política», dice el profesor colaborador de los Estudios de Ciencias Políticas de la Universitat Oberta de Catalunya, Ernesto Pascual, quien no alberga dudas sobre la fórmula que estos grupos deberían adoptar para canalizar sus aspiraciones electorales. «El éxito de Teruel Existe no se puede mimetizar automáticamente en todas las provincias de la España vaciada. Con una buena coordinación electoral -explica- podría arrastrar a las demás formaciones como una coalición electoral, pero nunca como partidos separados».

De la plaza del pueblo al Congreso: el triunfo de los partidos pequeños

Otro de los asuntos que más inquietudes genera en el resto de formaciones es, lógicamente, la pérdida de votos que pueden ocasionarle esta reconfiguración electoral. El comportamiento bipartidista que han reflejado habitualmente las circunscripciones que tienen menos de cinco escaños a repartir hace pensar en el PP, al que las encuestas vaticinan como vencedor en los comicios del 2023, y el PSOE, como los dos grandes damnificados si el voto de la España vaciada llega a materializarse en escaños.

No obstante, el crecimiento de estos partidos, además de afectar a los dos tradicionales, también puede frenar a la tercera fuerza parlamentaria, Vox, a quien no le afectaría de manera positiva la disputa electoral con candidatos que guardan una relación más estrecha con el territorio que el resto.

«Si el discurso del PSOE, PP, Vox y el resto es en contra, le estarán dando preponderancia a un partido que nace nuevo. En el momento que lancen ataques contra esa plataforma lo que estarán haciendo es darles publicidad», asevera Pascual, quien también cree que esta posible coalición de partidos regionalistas se asemejaría a la manera que en la que el PNV funciona.

«Se trataría de hacer infraestructuras que favorecieran a todas las provincias -señala- que, en el clímax rural urbano que se está planteando, fueran representadas en el Congreso»

Comparte este artículo

Publicidad