Inicio Actualidad La ‘consellera’ Borràs se lía con unos whatsapp con Buch

La ‘consellera’ Borràs se lía con unos whatsapp con Buch

La ‘consellera’ de Cultura, Laura Borràs, investigada por supuestas irregularidades en su gestión al frente de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), ha declarado este miércoles que el titular de Interior, Miquel Buch, le aseguró que “era la policía judicial, no los Mossos”, los que la estaban investigando.

“Ayer, cuando hablé con el ‘conseller’ Buch’ y recibí las muestras de apoyo públicas y privadas, me dijo que era la policía judicial, que los Mossos no me estaban investigando“, ha declarado Borràs en ‘el món a RAC-1.

Fuentes de la Conselleria d’Interior, a preguntas de EL PERIÓDICO, han asegurado que Buch se limitó a explicar vía Whatsapp a su compañera en el Govern que, efectivamente, la investigación “estaba bajo secreto de sumario y que los Mossos actuaron como policía judicial“.  La investigación fue ordenada por la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona, que ordenó el secreto de las actuaciones, y cualquier filtración hubiera supuesto una revelación de secreto.

Poco después, esta vez en una entrevista con ‘El matí de Catalunya Ràdio’, Borràs ha precisado sus anteriores declaraciones, quizá consciente de las consecuencias penales que podría acarrear una filtración de información por parte de los Mossos. “Yo no estaba (durante los registros) y hablé con el ‘conseller’ Buch porque no me constaba ninguna notificación ni policial ni judicial. No me consta que me estén investigando. El ‘conseller’ sabe que hay secreto de sumario y no me pasó ninguna información, más allá de que los Mossos actuaban como policía judicial”, ha manifestado.  

Defensa de los procedimientos

La titular de Cultura ha negado cualquier “sombra de duda” al frente de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), entidad cuyo “prestigio” ha defendido y de la cual ha recordado que se somete a auditorías mensuales.

Borràs ha reiterado que todos los procedimientos se han ajustado “a la legalidad” y asegura que “no puede permitir” que se ponga “en entredicho” la labor del ILC, en el que “mucha gente se deja la piel”.

Preguntada por si tiene constancia de que las investigaciones tengan que ver con un posible fraccionamiento de encargos para rebajar el coste y no tener que hacer concursos públicos para la reforma y creación de páginas web oficiales, ha asegurado que “no se aguanta por ningún sitio”.  

Ha aegurado que los procedimientos públicos  son “claros y diáfanos” y garantiza que se cumplen.

Borràs estuvo cinco años al frente de la ILC como directora.