Inicio Actualidad La crisis económica acorrala a un Gobierno sumido en el caos tras...

La crisis económica acorrala a un Gobierno sumido en el caos tras Andalucía

Del alivio, tras comprobar que se quedaban por encima de los 30 escaños, al shock. La debacle de la izquierda en Andalucía, y la mayoría absolutísima del PP, han impacto de lleno en un Gobierno que asiste con estupor a cómo «el año de la recuperación» se va torciendo con la inflación disparada, la prima de riesgo subiendo y una tormenta perfecta en otoño que amenaza a las bolsas.

El Gobierno ha tratado en las últimas horas de desvincularse de la catástrofe electoral y ha evitado a toda costa que cale el discurso de «cambio de ciclo». El PSOE ha negado lo evidente: trasvase de votos al PP. Las izquierdas asisten a su caída simultánea sin que ningún partido capitalice el desgaste de su competidor en la zona zurda. Mientras tanto, el Gobierno se ha enredado en anuncios repentinos o cambios drásticos para tratar de visualizar su gestión.

Improvisando anuncios

A dos días de la aprobación de la prórroga del Plan Anticrisis, el Gobierno sigue negociando a contrarreloj las medidas que lo compondrán y que tendrán un coste similar al primero, unos 6.000 millones en tres meses. La único que se sabe a ciencia cierta que estará en el Real Decreto es una rebaja del 10 al 5% en el IVA de la luz. En Hacienda han calculado que las familias se ahorrarán 250 millones de euros al mes con esta bajada.

El anuncio lo ha hecho el presidente del Gobierno sin el visto bueno de los ministros de Unidas Podemos, que se han enterado en el pleno. No pocos en la bancada morada creen que Pedro Sánchez, acorralado ante las críticas de Gabriel Rufián, ha improvisado ese anuncio que pocos sabían. La incredulidad ha sido máxima entre varios de los ministros morados, ya que el acuerdo entre ambas formaciones gubernamentales no está cerrado.

«Es una medida del PSOE«, se ha apresurado a decir Pablo Echenique. «Ni de lejos pensando que es suficiente para proteger a las familias de la inflación», ha añadido distanciándose. La noticia ha sorprendido porque es una de propuestas que Alberto Núñez Feijóo había presentado al Gobierno y que éste había rechazado de manera reiterada. La última vez hace quince días. Los populares han aprovechado este anuncio para colgarse la medalla . «Es una medida adecuada. Ha sido el PP, y Feijóo, quien se lo ha trasladado desde el primer momento», ha añadido la portavoz Cuca Gamarra.

La respuesta se la ha dado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quien ha replicado que justo ahora es posible «a raíz de una directiva que trasmitió Europa en abril». Según el Ministerio, cuando lo propuso Feijóo, no se podía porque la UE «no lo permitía, pese a que el PP volvió a reiterar esta propuesta en el Pleno del Senado de este mes de junio.

Enfrentamientos a cuenta del Plan Anticrisis

La bajada del IVA de la luz no ha sido el único encontronazo entre Podemos y PSOE a unos días de la aprobación del Real Decreto. En el sector socialistas ya han advertido que en el Plan tiene «que haber medidas generales» y no sólo para «los sectores más vulnerables«. Toda una indirecta a sus socios de gabinete. La prórroga también ha causado choques. Unidas Podemos ha sido partidario desde febrero de un Plan hasta final de año, algo que el PSOE rechazó proponiendo uno cada tres meses que se iría actualizando con nuevas medidas.

Al final, el abono transporte, medida estrella de Podemos, saldrá adelante pese al bloqueo inicial. Hacienda reconoce que está trabajando en ello pero estará lejos de los 10 euros que querían los morados. Lo que muchos no acaban de ver es el cheque de 300 euros para «las familias vulnerables«, con el que pretende Yolanda Díaz mitigar la inflación. La propuesta no ha gustado a otros socios como ERC o PNV que hablan de «parche».

Más sintonía hay en una subida de impuestos a las eléctricas y petroleras. Hacienda lo ha calificado como «una fiscalidad asociada a beneficios«, y confían en que no lo repercutirán en la factura. Desde que se ha anunciado, las eléctricas llevan encadenando varios días de caídas en la Bolsa y los accionistas han perdido más de 7.000 millones.

En lo que chocan los socios de Gobierno es en el cuándo. Hacienda cree que tiene que ser a partir del 1 de enero. Podemos pide que sea inmediato. También discuten el formato y en cómo introducirlo, una vez que María Jesús Montero ha rechazado una reforma fiscal. «Con un 8% de inflación no se puede hacer», argumentan en el PSOE. Se debate si incluirlo en la ley de acompañamiento o en un norma especial, una vez que se ha descartado que vaya en el Real Decreto del sábado por miedo a que lo tumbe el Constitucional.

Consejos de ministros por doquier

Tras el batacazo en Andalucía, el Gobierno ha desechado la idea de un Consejo de Ministros el martes 28 para aprobar el Plan anticrisis. Ese día, llegarán a España los líderes que participarán en la cumbre de la OTAN, Biden, Macron, Scholz, Johnson y muchos temen que la repercusión al Real Decreto no sea el deseado. Tratando de buscar más el foco, el Ejecutivo ha improvisado un Consejo extraordinario el sábado para aprobar el Plan Anticrisis y otro ordinario apenas 48 horas después.

Con la reunión del sábado, el Ejecutivo quiere dar la sensación de un equipo que trabaja incluso los fines de semana y que está «centrando en la economía». No será la única reunión ministerial, el lunes habrá otro Consejo. «No es una cuestión de imagen. Es de contenidos«, ha asegurado la ministra Isabel Rodríguez, ante las preguntas críticas de algunos periodistas por no aprobar el Real Decreto en la reunión del lunes.

En lo que hay unanimidad, entre Unidas Podemos y PSOE, es en llegar a la conclusión de queuna de las causas de su debacle en Andalucía, es que «no sabemos vender la gestión«. El Gobierno cree que buena parte de «sus logros» no están llegando a la ciudadanía, de ahí la sobreactuación con Consejos de Ministros los fines de semana. «En Andalucía, los argumentos más importantes de Moreno han sido las medidas del Gobierno«, han afirmado fuentes del Ejecutivo, en línea con lo que aseguró Adriana Lastra la noche electoral en la que afirmaba que Moreno se había consolidado gracias «a los ingentes recursos» que le había dado Sánchez.

El ministerio de Escrivá, incendiado

Desde hace semanas, el ministerio de Seguridad Social, de José Luis Escrivá, es un incendio que no cesa. Comenzó con la caótica negociación de los Planes de Pensiones que estuvo a punto de no salir. Unidas Podemos llegó a anunciar, por error, que se destopaban las pensiones máximas, cuando el acuerdo era para destopar las cotizaciones. Los partidos que apoyaban la medida, Ciudadanos y PDeCAT, tuvieron que cerciorarse bien mientras el ministro no salía a desmentir la confusión. Al final, una vez aprobada la norma, Escrivá matizó el acuerdo con Podemos y posponiendo las cotizaciones, algo que irritó a la formación morada.

Cuando parecía que las aguas volvían a su cauce, dos secretarios de Estado del ministerio han dimitido. Se trata del Secretario de Estado de Inmigración, Jesús Perea, y el de Seguridad Social, Israel Arroyo. Ambos han argumentado «razones personales», pero a nadie se le escapa que Arroyo llegó a asegurar en el Senado que había que lo «ideal» para calcular la pensión sería tomar toda la vida laboral. En el Ministerio, en cambio, se han plegado a las exigencias de sus socios que piden no tocar las pensiones, revalorizarlas y no desindenxarlas, pese a que la inflación se va comiendo cada vez más dinero.

Publicidad