La crisis italiana aboca al rescate al banco más antiguo del mundo

El Banco Central Europeo (BCE) ha negado al italiano Monte dei Paschi (MPS) la petición de alargar más allá de final de año el plazo para captar capital, afirman fuentes financieras a Reuters. Tras la caída de Matteo Renzi, derrotado en el referéndum del pasado 4 de diciembre, las dudas del mercado han invadido la entidad italiana, que estaba en medio de un proceso para captar 5.000 millones de euros en una ampliación de capital.

Según JP Morgan y Mediobanca, coordinadoras de la ampliación, ésta es imposible tras la negativa del BCE, lo que aumentará la presión sobre el Gobierno para que rescate a la entidad. El portal italiano La Repubblica afirma que el consejero delegado de la entidad, Marco Morelli, y el presidente, Alessandro Falciai, se habrían reunido con el ministro de Economía italiano, Pier Carlo Padoan, para discernir el futuro de la entidad. De hecho, el Tesoro ya tendría preparado un decreto para intervenir, apunta el diario. Falciai afirma no estar preocupado por la situación de la entidad.

La Bolsa no se muestra tan confiada: MPS se desploma un 12%tras filtrarse la noticia. A lo largo del año acumulan una depreciación del 85%, quedando su valor bursátil en unos 635 millones de euros.

Una situación crítica

Ampliación fallida

En un principio, entre los inversores que iban a entrar en la ampliación de la entidad más antigua del mundo –opera desde 1472- se encontraba el fondo soberano de Qatar. Pero el escenario político ha dado paso a la precaución total y ya se da por fracasada la operación. En medio del contexto político desfavorable, Monte dei Paschi pidió más tiempo para tantear al mercado, hasta el 20 de enero de 2017, pero el BCE ha negado la extensión: quiere una solución antes de fin de año.

MPS consideraba que primero era preciso aclarar la situación política, ya que el contexto de incertidumbre podría perjudicar al banco y alejar la inversión privada. La entidad bancaria europea, apunta la fuente de Reuters, esgrime el argumento de que un aplazamiento sería de escasa utilidad y que es hora de que Roma dé un paso adelante.

El rescate toma forma

Así, toma cuerpo la segunda opción que se barajaba. Pasa por que el Gobierno italiano compre deuda a los pequeños inversores para ir elevando su participación en la entidad desde el 4% actual hasta un 40%, tras una inversión que rondaría los 2.000 millones de euros. El Gobierno adquiriría la deuda subordinada del banco en manos de unos 40.000 inversores particulares y luego ejecutaría su conversión en acciones de la entidad.

Dicha maniobra podría ir acompañada de una petición de hasta 15.000 millones de euros al Mecanismo Único de Estabilidad (MEDE), algo negado por la institución comunitaria esta semana, con lo que se completaría un rescate público. La quiebra de Monte dei Paschi amenaza los ahorros de miles de inversores minoristas y podría afectar al sector bancario italiano y europeo.

Loading...