La CUP amenaza con frustrar la investidura de Torra

7

Es el cuarto candidato cuyo nombre suena como posible president desde que se celebraron las elecciones del 21-D. Quim Torra fue designado ayer por el ex president Carles Puigdemont, después de que el Tribunal Constitucional impidiera la investidura a distancia del considerado ‘president legítimo’ por los independentistas. Aunque ni Puigdemont ni Jordi Sànchez pudieron acudir a sus plenos de investidura, Jordi Turull sólo pudo someterse a la primera votación, en la que no consiguió los apoyos necesarios, y después fue detenido y encarcelado. Con el primer intento para investir a Turull se puso en marcha la cuenta atrás para la convocatoria de elecciones, un plazo que finaliza el 22 de mayo.

Con el tiempo en contra, JxCat y ERC han intentado por todos los medios investir a Puigdemont, el único candidato al que apoyaría la CUP. Sin embargo, la última decisión del Constitucional les ha obligado a mover ficha y proponer a otro candidato para evitar la repetición de elecciones. Se trata de Quim Torra, un veterano activista soberanista, a quien le persiguen unos tuits (mensajes) de carácter xenófobo, publicados hace años.

Mientras la oposición ha cargado contra esos tuits, para la CUP el problema de la investidura no es tanto el candidato como el carácter “autonomista” de la legislatura, por lo que revisarán la propuesta de JxCat y ERC antes de decidir su voto en la segunda votación, que se celebrará el lunes. Hasta el domingo, los anticapitalistas mantendrán en vilo a las dos fuerzas independentistas, después de que 3 de sus 13 asambleas territoriales hayan solicitado reconsiderar su postura y votar en contra.

Si la CUP decide votar en contra, Torra no conseguirá ser investido president, y los independentistas dispondrán de una semana para alcanzar un acuerdo que permita evitar la repetición de elecciones, algo que se antoja improbable. Así las cosas, el domingo, cuando la CUP tome una decisión se despejarán las incógnitas sobre una investidura que desbloquearía la parálisis institucional catalana.