La CUP reclama la convocatoria del referéndum antes de la Diada

La CUP quiere precipitar en las dos próximas semanas todos los trabajos legislativos y logísticos para poder convocar y celebrar la consulta independentista del 1 de octubre. Hoy ha reclamado a Junts pel Sí que acelere la tramitación de la ley del referéndum y que, posteriormente, el Gobierno catalán apruebe el decreto de convocatoria, que se tendría que producir antes de la Diada, el Onze de Setembre. Estas presiones se suman a las ya realizadas para que se presente y se inicie la tramitación de la Ley de Transitoriedad, la verdadera ley de ruptura, que los anticapitalistas quieren ver aprobada antes del 1-O.

“Es el momento de decretar la muerte del procés y comenzar la vía inevitable, la de la unilateralidad, la desobediencia, la insumisión, que este Parlament sea soberano”, ha afirmado este mediodía en el Parlament la diputada Mireia Boya. La anticapitalista ha señalado que “tenemos que tener todo el marco legislativo antes de la Diada”. Además de la convocatoria del referéndum, la CUP también plantea que antes de 11 de septiembre esté convocada la Sindicatura Electoral que se responsabilice de la organización administrativa de la consulta.

La CUP culpa a Junts pel Sí de excesiva lentitud en los trabajos preparatorios del referéndum –“se tendría que haber trabajado más en el Parlament”, ha dicho– y reclama ahora un acelerón para que crear el choque con el Estado antes de la Diada, jornada en la que se prepara otra manifestación multitudinaria en el centro de Barcelona, convocada por la Asamblea Nacional Catalana y Omnium

Del mismo modo, los anticapitalistas exigen la tramitación parlamentaria sin más dilaciones de la denominada ley de transitoriedad, que es la que declarará la independencia de Cataluña en el caso de que se celebre el referéndum ilegal y se imponga el sí. Hay acuerdo para que su articulado se presente este mismo mes de agosto, probablemente la próxima semana. Pero se mantiene la incógnita de cuándo se registrará en el Parlament y, sobre todo, cuándo se admitirá a trámite.

Ese paso, que depende de la mesa del Parlament y, sobre todo, de su presidenta, Carme Forcadell, no se ha dado todavía ni con la ley del Referéndum, la que los soberanistas quieren utilizar para regular la consulta.  Mireia Boya, sin embargo, ha confirmado las intenciones de Junts pel Sí y la CUP de aprobar esa ley en el Parlament en el primer pleno de septiembre, el día 6 o el 7.

Boya ha afirmado que a su partido le gustaría que la tramitación de las leyes se hiciera por la vía ordinaria, de forma que todos los grupos parlamentarios puedan enmendar el texto. No ha descartado, sin embargo, que, para evitar el bloqueo del Tribunal Constitucional, se apruebe la ley del Referéndum a través de un decreto ley del Gobierno catalán. “Tendremos que ver cuál es la represión del Estado”.

Loading...