Inicio Actualidad La decadencia de España

La decadencia de España

Si vemos la historia en perspectiva, la decadencia de España a partir de la Guerra de los treinta Años se deja definir en una frase: durante casi un siglo y medio, España había sido la gran protagonista de la historia europea, incluso mundial, y a partir de entonces se convirtió en objeto de los protagonismos de otros países, en especial de Francia.

La victoria de Francia fue tan completa que satelizó a España, política y culturalmente. España se vio complicada en guerras de dudoso interés para ella, y trató de imitar la cultura francesa, cosa que logró muy mediocremente. La Ilustración española no solo fue mediocre comparada con las francesa, inglesa o alemana, sino también con su propio siglo de oro. Su gran época no podía prolongarse con los mismos mimbres, pero no salieron nuevos reyes católicos, y el país no acertó a desarrollar una personalidad propia en las nuevas circunstancias. Con todo, algo quedaba, y en los planos militar y hasta cierto punto político, España permaneció como gran potencia.

Correspondería a Napoleón dar el golpe de gracia al Sacro Imperio y a España como gran potencia siguiendo una estrategia nacida con los Valois. La invasión napoleónica arruinó y dividió a España mientras que Inglaterra el peor aliado posible, cumplía su anhelo de adueñarse económicamente del imperio hispano.

Desde aquella invasión, España no ha dejado de ser un satélite político y cultural de Francia e Inglaterra, con la única excepción de los 40 años del franquismo.

Comparte este artículo

Publicidad