La efectividad de la Guardia Civil los pone nerviosos tras devolver la tranquilidad y la calma al aeropuerto de El Prat (Barcelona)

12

Por José L. Román.- Vergüenza debería darle al Partido Popular en general, y a su gobierno en particular, utilizar a la Guardia Civil para devolver la normalidad y la calma en el aeropuerto de El Prat, y ser al mismo tiempo su bestia negra cuando de equiparación salarial con otras policías y mejoras laborales se trata. Bien está que aplaudan en los desfiles y lloren en los funerales, pero se quedan sin fuerza moral cuando tratan a la Benemérita como “la cenicienta estatal” a la hora de recompensar su profesionalidad y premiar como se merece el esfuerzo y el sacrificio de todos sus miembros.

Hecho este preámbulo, paso a ocuparme de la postura del PSOE de Pedro Sánchez y de José Luis Abalos, con motivo del despliegue de la Guardia Civil en el aeropuerto de El Prat como consecuencia de la huelga indefinida de los trabajadores de la empresa EULEN que cubren la seguridad de dicho aeropuerto.

Dice el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que el uso de la Guardia Civil para garantizar la operatividad del aeropuerto de El Prat “no deja de ser una forma de esquirolaje” que atenta contra el derecho a la huelga y una manera absolutamente autoritaria de arreglar el asunto sin ninguna sensibilidad hacia las condiciones de trabajo de los huelguistas ni respeto a ese derecho de huelga.

Estos socialistas creadores de los “pactos de perdedores” que sostienen a los que dan apoyo al régimen criminal de Venezuela, gobernando ayuntamientos y comunidades autónomas donde reina el caos, el sectarismo y la anarquía, ni tienen vergüenza ni tienen futuro, pues parece que se les ha olvidado cómo arreglaron ellos los problemas de caos en los aeropuertos españoles a raíz de la huelga de controladores aéreos, cuando se encontraba al frente del gobierno el “bobo solemne supervisor de nubes”.

Hablan de “esquirolaje” queriendo hacer suyas las reivindicaciones de los trabajadores, sin mencionar para nada la visita de los independentistas al aeropuerto con motivo de los paros para promocionar el referéndum ilegal. Pero que hipócritas. Ni les importan los trabajadores, ni ese supuesto “esquirolaje” del que dicen que son objeto por parte de la Guardia Civil.

Les diré una cosa: ni les preocupa la situación laboral de los trabajadores ni el supuesto “esquirolaje”, solo les preocupa la presencia de la Guardia Civil. Eso les preocupa. Que la Guardia Civil, a la que se le han hecho escraches por parte de los independentistas sin que los que ahora se lamentan por el esquirolaje dijesen ni mu, devuelva la tranquilidad y la calma en un aeropuerto tan importante como el de El Prat en plena campaña estival, con un despliegue tranquilo y sosegado y sin tener que utilizar la fuerza.

Les molesta que la Benemérita haya sido aplaudida por los usuarios del aeropuerto barcelonés y desde todos los rincones de España y de Europa, y que este Cuerpo haya demostrado una vez es la garantía del orden constitucional establecido. Eso es lo que les molesta a los nuevos dirigentes del PSOE, a los podemitas y a los independentistas, no sacar rédito político de esa huelga en plena campaña por el referéndum ilegal, y que además haya sido la Guardia Civil, a la que los compañeros de viaje del nuevo PSOE llaman Cuerpo represivo y torturador que debe ser abolido, sea la Institución que ha vuelto a dejar claro porqué es la más valorada por los españoles, la más efectiva, la peor pagada, y a la que Rajoy y su gobierno utilizan como felpudo sin escuchar sus reivindicaciones.