Inicio Actualidad La encargada por Sánchez de la exhumación de Franco apoyó el cierre...

La encargada por Sánchez de la exhumación de Franco apoyó el cierre del Valle con Zapatero

Su nombre es Cristina Latorre. Ahora es subsecretaria de Justicia y la persona que -con supuesta independencia- lleva el expediente de la exhumación de los restos mortales de Francisco Franco. Fue una de las enviadas por Pedro Sánchez -sin permiso de los monjes- a la Abadía del Valle de los Caídos el pasado 1 de octubre para iniciar los trámites de exhumación sin tener acuerdo ni con la Iglesia ni con la familia del dictador.

Pero ahí no acaba la relación de Latorre con el Valle. Y es que fue uno de los miembros de Patrimonio Nacional y de Presidencia del Gobierno cuando impulsaron -bajo el mandato de Zapatero- el cierre, al menos temporal y por distintos motivos, del Valle de los Caídos.

Latorre es ahora la encargado de liderar los trámites técnicos de la salida de Franco del Valle de los Caídos. Fue designada para ese cometido por Pedro Sánchez, partiendo de la base de que ya era la nueva subsecretaria del Ministerio de Justicia. Pero previamente, ya tuvo relación muy directa con el Valle de los Caídos desde su trabajo en la Presidencia del Gobierno durante el segundo mandato de Zapatero.

Primero a las órdenes de Bernardino León, entonces secretario general de Presidencia, hasta que fue nombrado enviado especial de la UE para el Mediterráneo Sur, y después directamente como secretaria general de Presidencia, puesto que ocupó hasta la llegada al poder de Mariano Rajoy, en enero de 2012.

La relación de Latorre con el Valle no fue muy bien valorada por los defensores de este lugar. Básicamente porque ya por aquellas fechas se buscaba su cierre. Al menos teóricamente temporal.

La historia comenzó un 23 de noviembre de 2009. En esa fecha se cerró por decisión oficial la visita pública por unas obras de conservación que nunca se produjeron. A partir de ahí, se sucedieron diferentes modalidades de cierre, unas veces al culto, otras al turismo, y otras tanto al culto como al turismo.

El 3 de noviembre de 2010 se produjo el cierre total del Valle, impidiendo a la gente acudir a misa en la Basílica del Valle de los Caídos, y, por supuesto, el cierre total también para el turismo. Este cierre, junto con los anteriores, generaron perdidas muy cuantiosas tanto para el propio Patrimonio Nacional como al propio municipio de San Lorenzo de El Escorial y al sector servicios de toda la comarca.

En este tiempo, y ya que el gobierno de Zapatero prohibía a los fieles su asistencia a misa, los monjes del Valle decidieron celebrar las misas literalmente en la calle, en el exterior de la Basílica, con temperaturas bajo cero, pese a lo cual, lejos de reducirse la asistencia de fieles, se incrementó.
El 19 de diciembre de 2010, y a la vista de la situación generada, se decidió reabrir el Valle.

La intentona, sin embargo, pareció tener un fin obvio. Un fin que no se pudo cumplir por generar el efecto contrario. Pero que tuvo unos protagonistas bajo el mando de Zapatero. Y uno de ellos era Cristina Latorre.

Ella fue vicesecretaria general de Presidencia del Gobierno (2008-2011). Y posteriormente secretaria general de Presidencia. Y, como puede comprobarse en el documento que hoy publica OKDIARIO, además, dejó Patrimonio Nacional -donde se encontraba en condición de miembro del consejo- el 27 de enero de 2012. Y esas fechas fueron las decisivas para la toma de las decisiones de cierre del Valle en el Gobierno de Zapatero.