La evacuación de Alepo vuelve a retrasarse por la quema de autobuses

El reinicio de la evacuación del este de Alepo –bajo control rebelde- tras la suspensión del pasado viernes, quedaba este domingo supeditada al avance paralelo en evacuaciones en las poblaciones de mayoría chií de Fua y Kefraya, controladas por el régimen de Al Assad y sitiadas por los yihadistas del Frente de la Conquista de Levante (exfilial siria de Al Qaeda).

Antes de iniciarse la evacuación en estas dos ciudades, seis buses que estaban preparados para trasladar a heridos y gente que busca huir de la ciudad fueron atacados y quemados por grupos rebeldes. Si bien una fuente militar afirmó a AFP que este episodio no pone en riesgo los planes de evacuación, estos se han visto frenados en seco.

Hacia las tres de la tarde, hora española, la cadena estatal reportó que diversos buses habían evacuado a las primeras personas del este de Alepo. Dicha información no ha sido confirmada y fuentes diversas apuntan que el plan de evacuación se encuentra parado, con buses cargados de personas que se han visto obligados a volver a Alepo cuando estaban a metros de salir de su área metropolitana.

Según informó hoy el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, Rusia, Irán y Turquía están negociando para continuar con la evacuación, pese al ataque a los autobuses, mientras Turquía negocia por su parte con los rebeldes.


Rusia, Irán y Turquía negocian con las partes para que siga adelante la evacuación


Los buses habían empezado a entrar en los barrios de Zabdiyé, Salaheddine, al-Machad y al-Ansari, bajo supervisión de la Luna Roja y el Comité Internacional de la Cruz Roja. La ONU cifró en la semana en unos 40.000 los que esperan para ser evacuados, en medio de condiciones de frío extremo y malas condiciones higiénicas.

De aplicarse el acuerdo al que habían llegado este sábado Gobierno, oposición, Turquía, Rusia e Irán, se irá dando un juego de evacuaciones paralelas entre ciudades ocupadas por rebeldes y ciudades bajo el control del Gobierno.

Tras tres jornadas, hay divergencia sobre el número de personas ya evacuadas. Hasta el viernes, los opositores hablaban de unas 7.500 personas, mientras que las tropas rusas la elevaban a 9.500. El enviado de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, afirmó el pasado viernes que 50.000 personas esperaban ser evacuadas en el este de Alepo. Descontadas las personas que ya habrían abandonado la ciudad, quedarían cerca de 40.000 esperando un rescate.


El frío hace urgente la evacuación, con la ONU dividida


La evacuación se daría en dos etapas, informó a AFP un responsable de los rebeldes sirios. “En una primera, se evacuarán la mitad de las personas sitiadas de Alepo, mientras que en paralelo saldrán 1.250 de la población de Fua”.

En una segunda etapa, saldrán otras 1.500 personas de ambas poblaciones, mismo número que saldrá de Zabadani y Madaya, que están bajo control rebelde y sitiadas por fuerzas de Al Assad. En total, se espera la salida de entre 3.000 y 4.000 civiles de Fua y Kefraya.

Entre tanto, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tiene previsto reunirse este domingo en sesión extraordinaria para discutir una propuesta francesa para desplegar observadores en la devastada ciudad siria. No está claro si la iniciativa francesa prosperará, ya que Rusia, un aliado esencial del régimen sirio, se opone a tal medida. De hecho, ha anunciado que aplicará su poder de veto, a la vez que presenta su propia propuesta.


Imágenes desde el aire de la evacuación, el pasado viernes



Loading...